Favoritos Twitter

viernes, 22 de abril de 2016

KIKI.EL AMOR SE HACE "despierta tus instintos más ocultos"

Paco León ha dado la "sorpresa" en la taquilla con su nueva película "Kiki. El Amor se Hace", una comedia coral interpretada por un elenco que se ha puesto al servicio del actor y director para dar rienda suelta a toda las fantasías que se puedan imaginar.

En esta película la vida de varias personas cambiará cuando descubran o hagan ver a sus parejas que presentan filias sexuales muy características. Unos tratarán de esconderlas y otros de potenciarlas a costa de la incomprensión que esto suponga.

El tercer largometraje de Paco León supone un lógico encargo por parte de Telecinco Cinema tras el descubrimiento como director del cómico con "Carmina y Revienta" y la demostración de que aquello no fue casualidad con "Carmina y Amén". En su segunda película ya contaba con el apoyo de una gran televisión, sin embargo no es ahora hasta que ha decidido "aceptar" las reglas del juego que la industria impone, alejándose de experimentales estrenos multiplataformas, a pesar de que el tiempo le esté dando la razón.

A pesar de poder sonar impostadas las razones de la realización de este "Kiki", el resultado nos hace plantearnos si es posible realizar una buena película de encargo, imprimir todo el espíritu y características de un cine en un material ya previamente pensado y masticado por otras personas. La respuesta es tajantemente sí, sin lugar a dudas. Paco León partía de una película australiana a la que ha conseguido darle una vuelta de tortilla, española por supuesto, y adaptarla a ese peculiar mundo de extraños y carismáticos personajes que ya comenzó a desarrollar en el díptico homenaje a su madre.

Si con sus "Carminas" se la jugaba y salía venciendo al mostrar un descaro y verdulería que podría incomodar a más de un espectador, con "Kiki" sale victorioso al ahondar en el mundo del sexo en su vertiente menos convencional sin obtener el rechazo del espectador. El sexo es un tema delicado en el cine, a pesar de haber sido abordado en innumerables ocasiones, pero si no se trata con la delicadeza suficiente un suspicaz espectador podría mostrar su rechazo.




Pues eso es todo lo que no ha querido hacer Paco León, deja atrás todo tipo de delicadeza y nos muestra las parafilias más incómodas que haya podido encontrar para dar un bofetón a un público aborregado y hacernos reír de nosotros mismos. Por este coral retrato de personas que no se conforman con "el misionero" desfilan una serie de personajes deslenguados, sin pelos en la lengua unos, controvertidos otros, pero que no buscan más que destapar la carcajada del espectador, a la vez que lo libera de unas ataduras del convencionalismo. Ese convencionalismo que caracteriza el trabajo de León, tanto a nivel de escritura como de dirección, en el que está constantemente reinventándose a nivel visual, arriesgando, demostrando que a veces una imagen vale más que mil palabras. Un gesto, un susurro, una gota recorriendo una fruta o incluso una mirada pueden contar más que un extendido monólogo.

Lejos de estar ante una película soez y buscar el libertinaje, su director logra acercarse al espectador y arrojar en el fondo un mensaje de amor. Amor entendido en el sentido de que cada uno lo encuentre mediante la manera que sea, qué importa sea si bajo su respetable forma tradicional o encontrándolo a través de unas, divertidas de cara al espectador, parafilias que le sirven a Paco León para realizar el retrato del ser humano en todos sus ámbitos: divertido, miedoso o incluso por qué no egoísta. Porque en el fonde este "Kiki" es una más que bonita historia de amor, en encuentro y desencuentros, una de las películas más románticas que haya dado el cine español, a golpe de humor ácido y sensualidad.

"Kiki. El Amor se Hace" supone la consagración de un director que tiene mucho todavía que contar, que se arriesga a explorar mundos y personajes muy diferentes, creando a la vez un sello característico en su filmografía. Esta película supone un goce en todos sus sentidos, divertida, fresca y desenfadada, el espectador no será capaz de prestar atención a tal cantidad de situaciónes cómicas y detalles debido a que se pasará todo el metraje desternillándose de la risa junto a un conjunto de actores que están en puro estado de gracia, actores que se han entregado y han decidido unirse al erótico festivo juego de Paco León.

+ Su cruda sutileza.
- Durante la mitad del metraje pierde algo de fuelle

PUNTUACIÓN TOTAL: *  *  *  *



Reacciones: