Favoritos Twitter

jueves, 10 de abril de 2014

"Málaga es la plataforma más importante para el cine español"-Chema Rodríguez,director de ANOCHECE EN LA INDIA


El pasado Festival de Málaga se presentó la película "Anochece en la India", recibiendo el premio al mejor actor para Juan Diego y al mejor montaje. Fue una de las propuestas más interesantes del festival, como podrás ver en nuestro Ranking y en la crónica del día que se estrenó
Durante su presentación tuvimos la oportunidad de hablar con su director Chema Rodríguez y aquí os dejamos el resultado, en una interesante entrevista que nos desvela muchas de las claves de cómo levantar un película de tal envergadura con pocos medios.



Vuelve al Festival de Málaga tras "Estrellas en la Línea" y el 11 de abril se estrena la película en cines. ¿Es Málaga una oportunidad y una plataforma para pequeñas películas españolas que de normal lo tienen muy complicado para darse a conocer al público?


Sí, hace un mes y medio no teníamos nada y no sabía qué hacer con la película. De repente, Málaga nos dijo que nos llevaba a Sección Oficial y poco después Wanda Films nos confirmó que distribuía la película. Todo ha cambiado de la noche a la mañana. Málaga es la plataforma más importante que existe para el cine español y sobre todo para películas que no tienen ninguna capacidad de inversión en publicidad.


Muchas películas que pasan por el festival tardan meses en estrenarse en cines y pierden ese plus de publicidad, tal no es el caso de "Anochece en la India". Entonces, ¿no sólo es suficiente pasar por el Festival de Málaga?


Es muy importante estrenar justo después. Aquí hay una inercia, por mal que te vaya, como mínimo estás en Sección Oficial; hay prensa aquí, gente hablando de la película y eso ya significa una plataforma. Si esta plataforma la dejas pasar unos meses, tienes que volver a empezar desde cero. Ahora aprovechar esa inercia y estrenar enseguida es esencial para aprovechar lo que pase aquí, sea lo que sea.


Hay miedo de las distribuidoras a arriesgarse por pequeñas películas como ésta. Sin embargo, muchas de estas películas como"Anochece en la India", no por ser pequeñas dejan de ser del interés y gustan del público, ¿cómo siente esta problemática de las distribuidoras por este tipo de cine?


"Anochece en la India" es una película pequeña; pero, está planteada para el gran público y que la vea hasta mi madre. Sin embargo, los distribuidores no se atreven. La cosa está muy mal, las cifras de ventas de entrada, quitando excepciones como está pasando con "Ocho Apellidos Vascos", son catastróficas. Si yo fuera distribuidor tendría las mismas precauciones y seguramente me costaría invertir en una película como la mía. Por fortuna ha aparecida Wanda, que está dispuesta a hacerlo.




Los tiempos que corren, no era un poco locura dirigir una road movie que viaja por varios países,¿No pensó en tirar la toalla y hacer una película de planificación más simple, sin tantos escenarios?


Uno cuando se pone a escribir o a idear una historia no piensa en qué es lo que puede ser. Es cierto que cuando empecé la crisis no existía, me he tirado seis años para hacer esta película. A mí la subvención del ICAA me la dieron en 2010 y la historia estaba basada en un libro que escribí en 2003, todo tenía un recorrido por detrás. No me asustaba ni me arrepiento para nada, porque el viaje le da una riqueza y lo convierte en un producto internacional.


La película es una coproducción entre España, Rumanía y Suecia. ¿El futuro del cine español está fuera de las fronteras, aliándose con otros países?


Piensa que hoy en día el mercado no es sólo España, tenemos que plantearnos las cosas como un mercado internacional. Esta es una coproducción España-Suecia-Rumanía y nuestra intención es que sea una película que viaje por festivales a nivel internacional y que se pueda vender en muchos territorios. La tengo con un agente de venta internacional sueco que se llama "The Yellow Affair" y está hecha pensando en el mercado internacional, no sólo el español.


El guión estaba pensado para Juan Diego, ¿qué hubiera ocurrido si finalmente no hubiera aceptado?


Hubiera seguido adelante, aunque cambiando el personaje. Hubiera tenido que ser otro personaje y de otra edad. Hubiese tenido que reescribir el guión. Si Juan no hubiera querido o no hubiera podido hacerla, habría tenido que cambiar el guión.




Felicitar la gran dirección de fotografía, que es uno de los elementos clave de la película. Se puede observar el cambio que va sucediendo durante el metraje desde una Sevilla oscura, pasando por una Rumanía gris y llegando una India más luminosa. ¿Quería contar algo a través de la fotografía del cambio que se produce en el personaje de Juan Diego?


Sí, hay una metáfora. Hay una gradación visual que tiene que ver con las emociones del personaje. Es un viaje de la oscuridad a la luz. La película comienza de noche, muy oscura y lloviendo; termina en el desierto indio, no ya de forma luminosa, sino sobre-expuesta. Hay un viaje a los extremos, de la oscuridad a la luz. Sí, hay una metáfora y un juego visual. Estoy de acuerdo que la fotografía está muy bien porque Álex Catalán y Juan González han hecho un trabajo brutal.


¿Qué fue lo más complicado del rodaje?


Lo más complicado fue conseguir la pasta para hacer la película. Pero, quitando eso, del rodaje puramente dicho, el viaje. Ha sido lo más complicado, pero a la vez lo más apasionante. Tener que rodar en tantos lugares, países y espacios distintos le da riqueza a la película al mismo tiempo. Es una "road movie", pero el rodaje también ha sido una "road movie". Hemos tenido en el equipo españoles, rumanos y suecos. Ha sido un equipo muy internacional donde ha habido que estar adaptándose y flexibilizando todo lo que iba ocurriendo.


La muerte está muy presente a lo largo de la película, ¿no pensaba en que podría ser demasiado drama para la historia?


No, yo lo quería en la película. Ten en cuenta que el viaje es una excusa para jugar con unas emociones, con unos temas y uno de ellos es éste, el tema de la muerte. Hay una reflexión sobre la muerte, en la que el mensaje final es que la vida gana a la muerte, la esperanza vence al pesimismo. No me daba miedo, todo lo contrario, aunque la película no está pensada como el tema principal, es un tema que está de fondo. La muerte  en la película es un tema tangencial, sobre el que sí quiero hacer una reflexión.




Los personajes de Clara y Juan forman una atípica antipareja, que resulta muy entrañable, complementándose el uno con el otro. ¿Tuvieron tiempo de trabajar esta relación entre ambos personajes?


Sí. Lo primero que hice, cuando tenía claro que Juan había aceptado y Clara también, fue juntarles mucho tiempo antes de empezar a rodar. Clara se vino a España y estuvimos una mañana rodando con una cámara casera. Estuvimos en la casa del personaje en el que está inspirada la historia, el personaje real en el que está basada la historia. Estuvimos rodando con él y ahí ya pude percibir la química que había entre los dos y pude visualizar ese tour de force que tienen los dos actores.


¿Ya desde el guión el personaje que interpreta Clara Voda iba a ser de nacionalidad rumana?


Primero la elegí a ella. Me gustó en una película que vi en Berlín, que ganó el Oso de Plata "Si Quiero Silvar,Silvo". Me dije "quiero a esa mujer, es la que quiero para que sea Dana". Hablé con ella, le pareció bien y también el guión, a partir de eso creamos la coproducción. No fue al revés, no fue un coproductor rumano que buscó a una actriz, ya la teníamos a ella. A partir de ella creamos todo el sistema de coproducción.


¿Qué le diría al lector La Industria del Cine para que fuera el 11 de abril a ver "Anochece en la India"?


Lo que le diría es que se van a encontrar a un Juan Diego muy sorprendente, en una interpretación que no ha hecho nunca en su carrera. Está en uno de los mejores papeles que ha hecho nunca, comparable con los que para mí son los mejores, como "Los Santos Inocentes" o "Vete de Mí". Hace algo tanto en el plano físico, como en el plano emocional, que es muy potente. Y luego, hay un viaje físico que recorre Europa, Turquía, Irán y la India; que mezclado con ese otro viaje interior de las emociones, crea la complejidad de una película que se ve fácilmente y que está pensada para que la pueda ver cualquiera y que al mismo tiempo pueda pasar un buen rato, divertirse y reflexionar sobre varios aspectos de la vida.




Reacciones: