Favoritos Twitter

miércoles, 30 de abril de 2014

CARMINA Y AMEN "renovarse o morir".

Tras su innovadora "Carmina o Revienta", falso documental que revolucionó con su sorprendente estreno multiplataforma, llega avalada por su éxito en el Festival de Málaga, donde consiguió el premio al Mejor Guión y Mejor Actriz de Reparto (Yolanda Ramos).


Un viernes noche, Carmina (Carmina Barrios) se encuentra a su marido muerto. Ella y su hija María (María León) ocultarán la muerte del padre a la espera de cobrar el lunes la paga extraordinaria. En esos días deberán hacer frente a una serie de situaciones y personajes muy variopintos para que nadie descubra su pequeño secreto.

"Renovarse o morir", esto es lo que debió pensar Paco León en el momento que decidió darle una continuidad a la historia de la matriarca de su casa. Su debut en la dirección resultó muy interesante, a medio camino entre la ficción y el falso documental. Sin embargo, un inteligente León se debió dar cuenta que repetir la fórmula de su anterior film podría llevarle al fracaso.
En esa búsqueda del cambio, el actor abraza una historia de ficción para fusionarla con el realismo y naturalidad de su anterior película, a la vez que da entrada a actores profesionales, como una Yolanda Barrios irreconocible y soberbia.

Bajo un guion mejor hilado que el anterior, sin tanto agujero argumental y dejando atrás el corte experimental de la dirección, asistimos a una versión de "El Padrino" a la española, en la que no hay más que una sola muerte, el leit motiv de la película, pero sí mucha intriga y una matriarca única: una Carmina Barrios que en pura explosión consigue ser más divertida incluso que su presentación en sociedad con "Carmina y Amén".
Resulta muy interesante la idea de mostrar cómo un personaje a priori sin escrúpulos y con sus propias normas morales, diseccione a la sociedad española actual. Como si de un juez se tratara, Carmina y todas las situaciones que le rodean, componen un marco en el que se exponen muchas de las carencias y problemáticas del país, a golpe de comedia, eso sí.


Paco León hace cómplice al espectador del secreto de sus protagonistas, gracias al cual una portentosa María León obtiene mucho más protagonismo y se la ve muy cómoda en un personaje que crece respecto a la anterior película, más alejada de la "niñata cani" y más cercana a su "mafiosa" madre. La naturalidad de la película sigue presente, todo gracias a una dirección de actores, si se puede decir que lo son, porque la mayoría son no profesionales, dándole un plus de mérito a que durante los casi 100 minutos que dura la película no paremos de reírnos con todos y cada uno de ellos.

El actor convertido a director, ha dejado de jugar y experimentar y se mete de lleno con una película inteligente y muy bien orquestada con momentos muy berlanguianos y que pasarán al recuerdo de la historia del cine español. Sin embargo, León debería, para haberse distanciado completamente de su primera película, no haber alargado en exceso alguna de las situaciones, como sucedía entonces, debido a que en algún momento de la recta final de la película decae algo el ritmo debido precisamente a esto, extender demasiado las conversaciones de Carmina Barrios con los personajes secundarios.

La película de Paco León resulta un aire fresco y novedoso dentro del cine español con el que el espectador disfrutará y reirá, sin dejar de lado la crítica social que nos muestra a través de la mirada de una Carmina Barrios en estado de gracia, que demuestra la actriz que muchos no quisieron ver en la anterior película.

+ Carmina Barrios, más grande que en la anterior película.
- Algunas situaciones alargadas en exceso.

PUNTUACIÓN TOTAL: * * * *





Reacciones: