Favoritos Twitter

lunes, 30 de mayo de 2016

CORAZÓN GIGANTE "más allá del prejuicio"

Hace ya un par de semanas que se estrenó en cines, y no podíamos pasar la ocasión de hablar de "Corazón Gigante" de Dagur Kári. La película ha pasado por varios festivales donde ha recibido un gran recibimiento, entre los premios conseguidos están el de Mejor Actor (Gunnar Jónsson) en la pasada edición de la Seminci o el de Mejor Película en el Festival de Tribeca.

Fúsi (Gunnar Jónsson) es un cuarentón obeso que no ha conseguido romper los lazos con su madre, con la que vive, además de llevar una vida monótona y tener un trabajo aburrido. Sin embargo, tras todo ese aparente sufrimiento se esconde una persona que no para de ayudar silenciosamente al prójimo sin recibir nada a cambio. Su vida dará un giro insospechado cuando conozca a una misteriosa mujer que le hará creer otra vez que segundas oportunidades son posibles.

Directa desde Islandia nos llega la quinta película de Dagur Kári, que está siendo estrenada y "arrasando" en medio mundo con esta historia de un solitario y entrañable pequeño hombretón. Pequeño en el sentido de cómo el personaje se siente por dentro, lo que él cree que es, porque esta película nos habla de prejuicios, primeras impresiones, pero también nos habla de algo tan sencillo como a la vez de complicado como el amor. El amor entendido no sólo de manera romántica, el amor en el gran sentido de la palabra, herramienta que mueve el mundo y la vida de este hombre maduro que a su edad no ha conseguido emanciparse y llevar una vida "normal".

Y, ¿qué es la normalidad? "Corazón Gigante" despeja cuestiones como estas, porque a pesar de que deberíamos acongojarnos al poder vernos retratados en el protagonista, un cuarentón pasado de kilos que vive con su madre en una vida rutinaria y monótona. Pero, la mirada de Dagur Kári, falta de prejuicios y llena de luminosidad, nos demuestra que nuestro personaje vive feliz en esa aparente pequeña existencia, porque lo que lo hace grande no es sólo su tamaño, sino la capacidad de ayuda y generosidad que desprende por los cuatro costados, ayudando sin pedir nada a cambio, recibiendo mazazos sin buscar el enfrentamiento.





"Corazón Gigante" es una de esas películas que parecen pequeñas desde lejos, pero cuando uno sale de su proyección se da cuenta que es de las que nos hacen creer en el ser humano. Lo consigue a través de un personaje de los que echamos en falta en infinidad de películas, bien escrito, genialmente dirigido, mejor interpretado si cabe. Dagur Kári ha conseguido representar a la figura que ejemplariza a la perfección la tesis de "dar la otra mejilla", llevada al extremo, porque hay situaciones en las que nos gustaría saltar a la pantalla y echarle una mano a nuestro protagonista. A pesar de las mil y una-aunque no son tantas-situaciones humillantes o desastrosas por las que hace caminar al personaje que da nombre en el título original de la película, nunca la mirada de Kári se muestra maniquea, falta de verdad o impostada. A través de su inteligente dirección de fotografía conseguimos tomar la distancia suficiente entre espectador y protagonista como para que tengamos a veces la sensación de estar espiando a alguien real, la frialdad de algunas de sus situaciones no hacen más que crear veracidad, alejándose del punto de vista sensiblero y lacrimógeno.

Estamos ante una película diferente, que sólo le pide un poco de paciencia al espectador para que cuando su planteamiento quede bien asentado uno no pueda separar la mirada de la pantalla, deseando saber de esta manera los derroteros por los que se va a desarrollar la historia de uno de los personajes mejor escritos del cine actual, que el magnífico Gunnar Jónsson ha conseguido imprimir el patetismo y ternura suficiente como para que cualquiera se lo quiera llevar a casa. A través de este personaje Dagur Kári diseccione temas muy actuales de cualquier sociedad, no sólo la islandesa, obteniendo un resultado muy interesante en el que trata temas como la soledad, la sobreprotección paternalista, la deshumanización de las relaciones personales e incluso pasa de cerca por algún asunto tan espinoso como el acoso laboral o el abuso a menores.

+ Su total falta de contemplación.
- Alguna situación resuelta con excesiva rapidez.

PUNTUACIÓN TOTAL:  *  *  * y 1/2



Reacciones: