Favoritos Twitter

martes, 20 de septiembre de 2016

FESTIVAL SAN SEBASTIÁN 2016 "las bajas pasiones de Lady Macbeth se meriendan al monstruo de Vigalondo"

Tercera jornada en el Festival de San Sebastián, después de haber vivido el día anterior una de las mejores que se recuerdan en muchas ediciones con películas como "Que Dios nos Perdone" de Rodrigo Sorogoyen, "Elle" de Paul Verhoeven o "Nocturama" de Bertrand Bonello, parecía difícil superar la calidad. Así ha sido, un día un tanto irregular, con interesantes propuestas, pero de resultados dispares






¿QUÉ HEMOS VISTO?

LADY MACBETH de William Oldroyd.

A primera hora de la mañana nos hemos acercado al Teatro Victoria Eugenia para ver la adpatación de la novela corta de Nikolái Leskov "Lady Macbeth de Mtsensk", que a su vez se inspiraba ligeramente en la obra de William Shakespespeare.

Una mujer de la burguesía es obligada a casarse con un XXX rico, y de esta manera se ve forzada a vivir un matrimonio sin sentido, encerrada en una casa que no le deja vivir. En este contexto, se enamora de uno de los trabajadores de su marido, comenzando una relación basada en el sexo y la obsesión, por la que ambos cometerán los actos más oscuras a fin de continuar con su relación.

Alejándose de la Rusia del texto original, William Oldroyd realiza una película de época sin grandes artificios; aunque, sencilla en su ejecución, se muestra más compleja a nivel argumental y moral. Plantea al espectador el dilema de si posicionarse al lado de esta mujer, que hará todo lo posible-incluyendo el asesinato-con tal de romper las barreras de una sociedad machista en la que se ve obligada a vivir una farsa como un matrimonio de conveniencia con un hombre que la desprecia y maltrata psicológicamente.





Rodada con delicadeza y mucho gusto, alejándose de los cánones del cine de época, siendo un relato nada academicista. De esta manera, William Oldroyd teje una tela de araña desasosegante que ahonda en las más puras y bajas pasiones, en cómo el amor, el sexo y la obsesión pueden desembocar en la más absoluta locura, llegando a cometer los actos más deleznables.

Una película, que a pesar de que no llegue a un nivel alto, es una más que recomendable obra que dejará sin aliento a más de un espectador, que quedará cautivado por la belleza y sutileza en la interpretación de su protagonista, una joven Florence Pugh que es una más que firme candidata para llevarse la Concha de Plata a la Mejor Actriz.

PUNTUACIÓN: 7,25

PLAYGROUND (PLAC ZABAW) de Bartosz Kowalski.

Esta película polaca sigue los pasos de unos pre-adolescentes en su última día de colegio, tres historias que se entrecruzan en un desenlace terrorífico. La película recrea libremente los hechos ya conocidos de dos jóvenes que secuestraron y brutalmente asesinaron a un niño de dos años.

Sin embargo, "Playground" no es simplemente eso, los atroces hechos que recrean suponen los últimos 15 minutos del metraje. Previamente, su director nos presenta a los chavales que participaron en tal atroz crimen. Dividida en varias partes, el director pretende explicar la barbarie a través de las desgraciadas y pobres vidas que tienen que soportar los niños. No creemos que en ningún momento esté justificando sus actos, pero el simple hecho de querer sugerirlo para vergonzoso, como si estos niños-que es lo que realmente son- estuvieran abocados a dichos actos.





Lo peor de todo, no es que la violencia gratuita que muestra en sus últimos momentos, sino el tener que soportar unos casi 70 minutos del más puro aburrimiento. El recorrido que hace su director hasta el terrible acto final peca de pedantería pseudointelectual, en la que tenemos que aguantar interminables secuencias que no aportan absolutamente nada. Es una pena comprobar que el director cree estar haciendo arte, pegándose a la nuca de estos niños, cuando lo que verdaderamente está haciendo es ofrecer una película que pretende ser provocativa, a la que hay que soportar esa cruel última escena. Esta puede ser posiblemente la peor película del festival, ni su supuesto debate social merece su visionado. Existe un documental "Cain's Children", que se vio hace dos años en este mismo festival, en la que una de sus historias inspira a "Playground", que sí aportaba una visión más centrada en los personajes, más realista, y suficientemente escalofriante con lo que narraba como para perder el tiempo en esta película polaca.

PUNTUACIÓN: 2

THE GIANT (JATTEN) de Johannes Nyholm.

Dentro de una oscurísima Sección Oficial, que campa a sus anchas entre asesinatos y violencia, es de agradecer una película como se suele denominar "feel-good". Desde Suecia llega la historia de un hombre que sufre grandes deformidades, cuyo objetivo en la vida es ganar un concurso de petanca.

Conscientes de que este es el primer trabajo en el cine de su director, se puede entrever algunos errores de principiante, tanto a nivel técnico como argumental, incluso decisiones que no debería haber tomado. Sin embargo, hay que saber apreciar el buen corazón y un aroma a humanidad que rezuma toda la película. Esta es una de esas historias de superación, sin grandes discursos grandilocuentes, ni escenas bañadas en sentimentalismos baratos, pero que es capaz de atrapar al espectador y tocar la fibra sensible.






Muy en la línea del cine nórdico que llega cada vez a nuestras pantallas, "The Giant" es un ejemplo claro de cine con buenas intenciones, quizás con un desarrollo algo irregular, pero que en ningún momento resulta tedioso ni aburrido. Una historia sencilla, como el personaje que la protagoniza, pero de un corazón enorme, siendo un perfecto canto de amor a la vida.

PUNTUACIÓN: 6,0

COLOSSAL de Nacho Vigalondo.

Uno de los plato fuertes a priori de la Sección Oficial, que se atreve a programar al siempre imaginativo Nacho Vigalondo. La cuarta película del director cántabro ya se vio en el Festival de Toronto, recibiendo comentarios dispersos ante la propuesta de una joven que en cuando tiene resaca un monstruo ataca y destruye Seúl.

Película de premisa divertida y original, que al igual que el resto de películas del director, acaba perdiendo fuelle y ritmo a medida que avanza el metraje, la historia llega a un punto de inverosimilitud que al director no le queda otra que tirar hacia delante con toda la artillería pesada, aun sabiendo que por el camino perderá cosas tan importantes como la lógica-aunque estemos en una película de ciencia ficción-o un desarrollo de personajes más certero.

La película no es horrible, no queremos hacer sangre con ella, se puede ver e incluso disfrutar en más de un momento, el problema radica en que su novedosa premisa es tan difícil de alargar que acabamos por preguntarnos qué es lo que realmente quiere contar Vigalondo. Como comedia, o más bien parodia, no está mal-véase esos monstruos bailando como locos-pero cuando la risa no da para mucho más, su director decide dar un cambio radical y crear una fábula sobre la responsabilidad que conlleva tener poderes (no queremos desvelar mucho más), y se pone serio, excesivamente serio, algo que le podría haber sentado muy bien a la película si ese hubiera sido su tono desde el inicio.





Su mayores admiradores, quizás sepan apreciar esta mezcla de género tan de la marca de Vigalondo, el fin del mundo mezclado con el humor más Muchachada Nui, pero si esto no funcionaba en la invasión alienígena de "Extraterrestre", ¿por qué debía de funcionar en la boca de Anne Hathaway? Era difícil, y no lo ha conseguido. Se admira el valor del director por dar un paso más en su carrera, pero posiblemente haya se haya quedado en la misma línea que en sus anteriores trabajos. Este "Colossal" hubiera requerido mucha más seriedad, planteando cuestiones más profundas, que parece querer lanzar al vacío en su tercio final, algo que con una pizca de humor hubiera compensado esa falta total de tono de la que adolece de principio a fin. Porque seamos realistas, esta es la película más comedida y menos loca de Vigalondo, a pesar de que con su mezcla de géneros pretenda todo lo contrario.

A pesar de todos sus defectos, "Colossal" es una película que se deja ver, que apenas aporta mucho, pero que salva los muebles por una genial Anne Hathaway que demuestra que es capaz de cualquier cosa.

PUNTUACIÓN: 5,5

RANKING PELÍCULAS del FESTIVAL

#1 Que Dios Nos Perdonde 8,5

#2 Elle 8,25

#3 María y los Demás 7,75

#3 Nocturama 7,75

#4 El Hombre de las Mil Caras 7,25

#5 Lady Macbeth 7,25

#6 El Porvenir 6,5

#7 I Am Not Madame Bovary 6,25

#8 The Giant 6,0

#9 Colossal 5,5

#10 The Soath 5,5

#11 Playground 2

Reacciones: