Favoritos Twitter

jueves, 7 de enero de 2016

NO ES MI TIPO "agridulce, como el amor"

Comienza el 2016 para el cine francés en nuestro país con el estreno de esta película romántica con tintes dramáticos, que fue nominada a dos premios César a la mejor actriz (Émilie Dequenne) y mejor guión adaptado.

Un profesor de filosofía (Loïc Corbery) es destinado durante un año a una pequeña ciudad en el campo. Algo que entenderá como un castigo, aunque allí conocerá a un encantadora peluquera (Émilie Dequenne) de la que se enamorará.

Que los reyes de la comedia romántica y sofisticada son los franceses nadie lo niega, con perdón del cine americano que lleva en este género en modo automático desde hace muchos años. Muchas son las películas que se estrenan no solo en su país, sino en el nuestro, que nos narran las idas y venidas románticas de ciudadanos franceses. Muchas de ellas comparten como sello la fusión entre comedia sofisticada y romance con toques dramáticos. Sin embargo, la película de Lucas Belvaux toma otros derroteros desde casi el inicio de ésta. A pesar de cómica situación que plantea, la de encerrar a un libre parisino en una pequeña ciudad campestre y conocer una dicharachera peluquera, estamos ante una película que no pretende ser una comedia. El problema es el que haya querido venderla como tal.






Por lo tanto, estamos ante una película que gira más hacia el género romántico, que a medida que transcurre el metraje va tornándose más y más gris, sentándose sobre el drama. Asistimos a una historia de amor entre un hombre que se resigna a entregarse por completo, un intelectual que está de paso en un lugar que cree que no le corresponde, y una simpática peluquera que anhela el amor verdadero y es más inteligente y avispada de lo que su compañero sentimental presiente.
Sobre esas líneas se mueve Lucas Belvaux, para hablarnos de la problemática que puede surgir entre dos personas que viven en dos mundos aparentemente diferentes, que nadie se sorprenda a pesar de que estemos en el siglo XXI. En este sentido nos quiere recordar a una magistral comedia dramática como "Los Nombres del Amor", aunque siempre salvando las distancias.



Rodada una primera parte con estilo y soltura, muestra el choque intercultural entre un filósofo estirado que afirma no conocer ni a Jennifer Aniston y una aparentemente chica de campo que es capaz de analizar a Dostoievski. Ese es uno de los puntos fuertes de la película, además de la gélida e inexpresiva mirada de Loïc Corbery que nos introduce en la personalidad poco combativa de su protagonista. Sin embargo, la necesidad de alargar esta película y los momentos de confrontación, hace que su duración excesiva sea una lacra para el ritmo de "No es mi Tipo" y poco más allá de la mitad el espectador pierda el interés por la historia de amor entre los protagonistas, que ya sabemos todos muy bien cómo va a acabar. Esa segunda mitad, que va dando saltos a trompicones, donde el ingenio se va diluyendo, y sólo nos queda ver cómo alarga y resuelve la situación, nos hace perder la ilusión y el interés inicial, para cuando llega el clímax no sintamos el mismo dramatismo que la película pretende recuperar. Tarde, para entonces.

Estamos ante una película romántica francesa más, que no aporta realmente nada novedoso respecto a historias previas ya vista en su cinematografía, que puede entretener, pero que sin embargo pierde muchas oportunidades frente al espectador por rechazar a algo que precisamente clama a gritos esta historia: un toque de comedia. Algo más de humor, menos complacencia y sentido de trascendencia, podrían ser los ingredientes que le falta a "No es mi Tipo", a pesar de los grandes esfuerzos que hace una dicharachera Émilie Dequenne.

+ Émilie Dequenne, ella es la película.
- Su excesiva seriedad y sobriedad.

PUNTUACIÓN TOTAL: * * y 1/2



Reacciones: