Favoritos Twitter

viernes, 23 de enero de 2015

NO LLORES, VUELA "volando a ras de suelo"

Después de muchos meses de retraso se estrena en la cartelera española "No Llores, Vuela", la siguiente película de Claudia Llosa tras el éxito y nominación a los Oscar de "La Teta Asustada". La película compitió en el Festival de Berlín y de Málaga el año pasado, donde dejó bastante fríos a gran parte de la prensa y la crítica especializada, incluyendo a nosotros que pudimos verla en el festival malagueño.

Nanna (Jennifer Connelly) es una mujer que tiene un don, es capaz de sanar, además tiene dos hijos. Un dramático hecho hará con su hijo Ivan quede marcado de por vida y sus caminos se separen. Años después, Ivan (Cillian Murphy) es un reconocido cetrero que busca olvidar su pasado, sin embargo la aparición de una joven periodista (Mélanie Laurent) hará que su vida de un cambio.

Tras su estimulante debut "Madeinusa" y su confirmación como gran directora de historias mágicas y sorprendentes con "La Teta Asustada", Claudia Llosa da el salto al cine internacional como suele ocurrir en estos casos en los que una película gana multitud de premios. Sin embargo, a diferencia de otros directores que acuden a Hollywood con los brazos abiertos y acaban rodando un remake donde pierden parte de su identidad, Llosa firma una coproducción entre España, Canadá y Francia; eso sí, rodeada de grandes nombres del panorama internacional como Jennifer Connelly, Cillian Murphy y Mélanie Laurent.

La película de Claudia Llosa es una oda a las madres, tanto a las carnales como a la madre naturaleza. Un retrato sobre la relación del hombre con sigo mismo y la siempre eterna figura maternal, de cómo puede velar por nosotros o destruirnos en un solo instante. Bajo esta premisa la directora intenta crear una película sensible y poética, bañada en bellas imágenes de un mundo desolador pero hermoso. A pesar de todo, el intento resulta en vano y todos los esfuerzos por emocionar al espectador quedan rotos por la propia historia de una película que no acaba de encontrar su razón de ser. Al igual que sus protagonistas, que vagan perdidos en ese triste y oscuro mundo, "No Llores, Vuela" se pierde en su propio camino, en sus propias ansias de buscar la belleza y encontramos a una directora que aunque no acaba de perder parte de su identidad, queda eclipsada por un alto presupuesto y la presencia de unos actores a los que cree deberles una historia grande por el mero hecho de ser quiénes son y acaba fracasando en el intento.

La película resulta excesivamente lenta y tarda en comenzar y no por culpa del que estas letras escribe que no haya tenido la paciencia suficiente para entrar en su juego. Sin embargo, llega un momento en el que cuando su directora quiere desplegar todas sus armas, aquello que andaba buscando, es entonces el momento en el que el espectador ha desconectado de la película y poco podrá hacer para recuperarlo, ni sus sorpresas ni su poesía ni el uso de la hermosa partitura de Michael Brook conseguirán atraer el interés perdido.



A pesar de todo, se agradece el esfuerzo de su directora, el de intentar no perder toda su personalidad por el camino, aun distando kilómetros de sus anteriores obras. El problema es que quizás esa personalidad suya no encaje bien con esta coproducción internacional, no le sienta bien, perdiendo todo el encanto de sus historias más locales en un intento de internacionalizarlas, poniendo quizás unos sentimientos y emociones que en algunos momentos resultan desconcertantes en boca de los actores. Unos actores que a pesar de todo resultan convincentes y ofrecen una gran interpretación de Cillian Murphy y Mélanie Laurent. Jennifer Connelly lidia como puede y su buen hacer de gran actriz con un personaje no bien definido, haciendo que sin estar mal tampoco resulte una de esas interpretaciones en las que consigue lucirse.

+ Su hermosa fotografía.
- Lo fácil que la olvida uno pasado el tiempo

PUNTUACIÓN TOTAL: * *



Reacciones: