Favoritos Twitter

sábado, 25 de marzo de 2017

Festival Málaga 2017 "Eduardo Casanova cierra el certamen con un necesario e irregular debut"


Se acaba el Festival de Málaga, el viernes era nuestra última jornada para nosotros, donde hemos visto las dos últimas películas de la Sección Oficial a Concurso.

























Para cerrar, hemos ejercido nuestro derecho a voto como jurado al Premio Feroz Puerta Oscura a la Mejor Película de la Sección Oficial, que ha ido a parar a "Verano 1993" de Carla Simón.

¿QUÉ HEMOS VISTO HOY?

SECCIÓN OFICIAL

PIELES de Eduardo Casanova

Contexto: tras ser presentada en el Festival de Berlín, llega a Málaga el debut en la dirección del conocido actor televisivo, rodeado de un gran elenco de actores.

¿De qué trata? Una serie de personas viven encerradas, ocultas a los ojos de la sociedad. La razón es que físicamente son diferentes, sus anomalías los han hecho recluirse hasta ahora, cuando todo va a cambiar.

Nuestra crítica: tras varios cortometrajes, Eduardo Casanova recupera alguno de sus personajes, y da el salto a la dirección con una historia complicada tanto argumental como estéticamente, lo que se dice, un salto al vacío. Experimento arriesgado que camina, durante sus escasos 77 minutos, sobre la cuerda floja, a camino entre el absurdo y la genialidad. Finalmente, se queda a medio camino de ambos, lo que inicialmente era provocación, con el paso de la película, uno se acaba acostumbrando a ese peculiar universo que ha creado. Es tan así, que una boca en forma de ano, una piel completamente quemada o una mujer sin ojos, por poner algunos ejemplos, no nos resultan tan horripilantes y llamativos como se nos había vendido inicialmente.

La película está formada por varias historias, con alguna ligera conexión entre ellas, que comparten uno nexo común que es la estética de los colores rosa y malva. Estos personajes se mueven, o más bien, se esconden de un mundo cruel que los juzga y los ha condenado a convertirse en monstruos, sin tener en cuenta que son personas, y como tales, sufren, aman y tienen sentimientos.

El mensaje de Eduardo Casanova es claro, más bien, muy obvio, pero bastante necesario aún hoy en día, donde los casos de bullying se multiplican, donde el que es diferente es señalado y estigmatizado. Esta fábula de los horrores, nos habla desde la rabia y el dolor, pero en el fondo, desde el amor al ser humano, hasta al más vil de todos, hasta el que es un deforme por dentro. Porque ese es el mayor problema que tienen alguno de estos personajes, que tengan o no una tara física, la que les impide ser felices es la que tienen dentro de su alma. Debajo de estas pieles heridas, se esconde un elenco que pone toda la carne en el asador, donde defienden unos personajes que, unos interesan más que otros, pero su absoluta fe ciega en el director hace que ofrezcan unas interpretaciones muy potentes, como la de Ana Polvorosa y Macarena Gómez.
























"Pieles" es un debut importante, que demuestra que hay un director con mucha imaginación, al que habría que darle más oportunidades de seguir explorando otros mundos, pero que no debería caer en la tentación de basar sus películas tan sólo en el planteamiento estético. Porque en esta ocasión, es importante y bastante clave en el transcurso de la historia, pero podría caer en la repetición, y demuestre algo, que en esta ocasión le pasaremos por alto, pero no las próximas: un guion con menos profundidad de la que quiere aparentar, con un desarrollo tanto de la historia como de los personajes bastante plano y superficial.

Nuestro veredicto: película irreverente, provocadora, que será amada y odiada por partes iguales, que se basa fundamentalmente en la estética, pero que en el fondo, presenta una historia con un guion con un desarrollo demasiado simplón. 

+ Su planteamiento estético acaba supliendo sus errores.
- Se mantiene en un plano más superficial de lo que pretende demostrar.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

EL JUGADOR DE AJEDREZ de Luis Oliveros

Contexto: el director vuelve al cine tras casi 16 años desde "Pata Negra", aunque mientras haya rodado series o telefilms como "El Ángel de Budapest".

¿De qué trata? Diego (Marc Clotet) es un campeón de ajedrez en la España de 1934, en esa época tan conflictiva se enamora de una periodista francesa (Melina Matthews) con la que acaba yéndose a vivir a Francia. La llegada de los nazis hará que sea detenido durante varios años, separado de su familia, pero el ajedrez podrá ser la clave para salvarse.

Nuestra crítica: película de corte histórico con grandes medios, o por lo menos lo aparentan, para contar las desventuras de un inteligente jugador de ajedrez, que se ve envuelto en una trama donde será uno de los objetivos principales de los nazis en la ocupación francesa. Dicho esto, alabados los apartados técnicos, desde la ambientación, pasando por la fotografía o la música de Alejandro Vivas. Pero, más allá de todo esto, nos encontramos ante un poco más que entretenido telefilm que parte de un guion poco interesante, con unos personajes poco definidos, menos interesantes, con una historia que nunca acaba de arrancar, que no sabemos hacia dónde va, ni qué es lo que nos quiere contar, ni de qué quiere hablar. 

La película está basada en la novela de Julio Castedo, el cual firma también el guion, donde radica probablemente el problema de esta película, a la cual no le ayuda su torpe y perezosa dirección con la que nunca sentimos el dolor ni la rabia necesarias para poder comprender el drama que viven sus protagonistas. Anclada en el más zafio melodrama, intenta tocar el corazón al espectador a través de enfatizar las situaciones de crudeza, aunque no lo consiga por la poca credibilidad que imprimen sus imágenes.

Puede que este no sea el formato donde se tenía que haber concebido la película, la televisión parecía más apropiado, o puede que, su historia no fuera lo suficientemente interesante, o que los lugares comunes por los que camina nos los conocemos a la perfección, sin aportar absolutamente nada a este tipo de cine.

Nuestro veredicto: drama histórico con una buena ambientación, que se deja ver fácilmente, no duele ni irrita su visionado, pero en ningún momento es capaz de despertar ningún tipo de sentimiento, a pesar del esforzado Marc Clotet.

+ Marc Clotet salva los muebles como puede ante un texto tan débil.
- Su historia no interesa, el guion lo demuestra y su dirección acaba por rematar.

PUNTUACIÓN: 4,75/10






Reacciones: