Favoritos Twitter

martes, 23 de febrero de 2016

¿Por qué Leonardo DiCaprio nunca se ha merecido un Oscar...hasta ahora?

Este domingo se entregan los premios más codiciados del mundo del cine, por mucho que haya sectores que renieguen, que reciba críticas por ser excesivamente conservadores, los Oscar son la gran fiesta del cine.

Este año quizás la emoción ya no se halle en conocer qué película será la gran vencedora, sino en comprobar si por fin Leonardo DiCaprio recibirá el premio que todos creen que hace mucho que debió recibir. Sin embargo, nosotros queremos analizar y demostrar por qué el conocido actor nunca ha merecido ganar un Oscar. Hablaros de por qué la Academia de Hollywood no ha querido reconocer su trabajo hasta ahora.




Que nadie levante las manos a la cabeza, todos estamos de acuerdo que DiCaprio es uno de los mejores actores de la historia, con un gran ojo para elegir papeles perfectos. Sin embargo, ¿se merecía el Oscar o la Academia ha querido ignorarlo a posta durante tantos años?
Analizaremos las películas por las que el actor ha estado nominado al Oscar, hablando de por qué no ha merecido ganar en ninguna ocasión. Esperamos que el próximo domingo por fin lo consiga.


¿A QUIÉN AMA GILBERT GRAPE?

Allá por el año 1993 un casi adolescente DiCaprio conseguía colarse entre los nominados al Mejor Actor de Reparto. Toda una hazaña para un joven actor que quería desligarse de la imagen infantil de la serie "Los Problemas Crecen". Una gran oportunidad que como suele ocurrir en estas ocasiones, la Academia ya ve como un premio tan solo la nominación. Bien es cierto que la atención de la película se centró en el joven robaescenas y su sorprendente actuación, dejando a un protagonista Johnny Depp en un segundo plano, pero ese año la Academia recompensó a un veterano como Tommy Lee Jones por "El Fugitivo", una recompensa a un actor bastante ignorado hasta ese momento, que además había sido el favorito en todos los premios. Lo sentimos DiCaprio, eras un corderito entre veteranos como John Malkovich y Ralph Fiennes, que tenían más prosibilidades.





EL AVIADOR

Once años pasaron hasta la siguiente nominación. Entre medias, se convirtió en todo un ídolo de adolescentes, protagonizó la película más taquillera de la historia por la que se olvidaron nominarlo al Oscar, y empezó a labrarse una trayectoria muy digna con películas por las que también fue ignorado como "Atrápame si puedes" o "Gangs of New York". Sin embargo, todo el trabajo de fondo derivó en esta nominación por el épico biopic de Howard Hughes. Lo tenía todo para ganar, un personaje conocido del cine con muchas aristas que explorar, un éxito en taquilla, varios premios como el Globo de Oro; pero, por su camino se cruzó Jamie Foxx con su actuación en de Ray Charles en un biopic más acorsetado, pero que es de esas actuaciones que encanta premiar. Estuvo muy cerca, era el segundo favorito, pero la sombra que le hice Cate Blanchett, en quien se volcaron todos los esfuerzos en promocionar y que "El Aviador" ganara casi todo en apartados técnicos volvieron a sentar en el banquillo al joven actor. Se merecía el premio, sí, pero nadie dirá que Jamie Foxx tampoco.





DIAMANTES DE SANGRE

Esta vez sólo tardó dos años y dos película en volver a sentarse en el Teatro Kodak de Los Ángeles. Esta vez protagonizó  un thriller de corte más comprometido, sobre el problema africano del tráfico de diamantes y la situación de Sierra Leona, donde además se metía en la piel de un canalla que expía con na buena acción sus pecados. Un caramelo muy jugoso de premiar, otra vez volvía a estar entre los favoritos. Sin embargo, estaba nominado en la película equivocada. Tanta promoción sólo sirvió para que la Academia no lo tuviera en cuenta en el papel por el que verdaderamente merecía la nominación "Infiltrados". Puede que fuera una de las películas más flojas de la carrera de Martin Scorsese, pero se olía que la Academia iba a recompensar al director en un año en el que no había una clara favorita. Ganó cuatro de los cinco premios, pero Leo no estaba nominado por ella. Tuvo que ver cómo Forest Whitaker subía a recoger el Oscar por su encarnación del  terrible dictador de Uganda Idi Amin. Puestos a premiar algo comprometido con África, parecía que el biopic pegaba más, siendo la única nominación de "El Último Rey de Escocia", donde se tenían que centrar sólo en una categoría a la hora de la promoción. Sinceramente, ésta no era la película por la que alguien como Leonardo DiCaprio merecía pasar a la historia, hubiera parecido de "segunda categoría".





EL LOBO DE WALL STREET

Otra colaboración más con Scorsese, su padrino cinematográfico, que se saldó en una larga lista de premios y reconocimientos. DiCaprio dando el salto a un papel por momentos muy cómico, la subida y derrumbe de un estafador, además siendo un personaje real. Era el momento perfecto para que por fin lo ganara. Siendo honestos, de todas las veces que ha estado nominado hasta "El Renacido", ésta ha sido la película por la que nadie hubiera discutido que hubiera ganado. Pero, ¿qué pasó? Un Matthew McConaughey de moda por "True Detective" y luchando por redimirse de una larga carrera de comedias románticas se cruzó por el camino y le robó el Oscar por Dallas Buyers Club. Dos actuaciones de dos personajes controvertidos. ¿Por cuál decantarse? Quizás el exceso de sexo, drogas y violencia, a veces casi justificada de "El Lobo de Wall Street" eran demasiado y echó para atrás a los votantes, que consideraron que sería justo dar una oportunidad al McConaughey por un papel de un personaje también real enfermo de SIDA. Alguno pensaría, ¿volverá McConaughey a ser nominado?Seguramente DiCaprio sí, vamos a darle el Oscar por si acaso.




LAS MAYORES INJUSTICIAS: LAS NO NOMINADAS

Quizás creamos que las anteriores no merecía el premio, que el papel en "El Renacido" es por el que ha nacido para recoger el Oscar y pasar a la historia. Sin embargo, creemos que donde sí se puede decir que se ha cometido una injusticia es en las películas donde la Academia se olvidó de nominarlo. Quizás tampoco hubiera ganado, pero más injusticia que no premiarlo, creemos que ha sido el no tenerlo en cuenta en muchas otras.
El caso más escandaloso es que fuera ignorado por "Titanic", donde estaba nominado en casi todas las categorías menos en la suya. ¿Por qué ocurrió?
También nos llama la atención que no consiguiera una mención en la genial "Atrápame si puedes", película donde jugó por primera vez con un canalla que le serviría para "El Lobo de Wall Street", o que en "Gangs of New York", donde era el verdadero protagonista en un tour de force con Dany Day-Lewis, pero todo el mundo se fijó en el segundo. Y, ¿qué decir de "Shutter Island" o del malvado secundario de "Django Desencadenado"?




Reacciones: