Favoritos Twitter

jueves, 18 de febrero de 2016

EL MUNDO SIGUE "el precio de la ambición"

Hace una semana acudimos a una sesión muy especial en uno de esos cines en centros urbanos que ha sabido adaptarse a los nuevo tiempos y a las nuevas tecnologías, convirtiéndose en una filmoteca.
De esta manera asistimos a la proyección de "El Mundo Sigue", la película maldita del genial actor, guionista y director Fernando Fernán Gómez. Para muchos será desconocida esta obra que fue fue censurada y contó con un pésimo estreno en un cine de Bilbao con dos años de retraso desde su rodaje. Tras 50 años de olvido, la distribuidora "A Contracorriente" decidió darle el estreno que se merecía y pudo verse en pantalla grande el pasado verano, consiguiendo una muy estimable recaudación de casi 73.000 euros, siendo vista por más de 12.000 personas.

En los años sesenta una familia muestra lo peor de la sociedad. Desde un padre autoritario y propenso a la violencia, una madre sumisa, dos hermanas rivales y sedientas de ambición, pasando por el marido de una de ellas, un ambicioso jugador de lotería que no duda en gastar el dinero familiar para hacerse rico.

Esta puede que sea quizás una de las reseñas más atípicas que escriba, ¿acaso uno puede intentar criticar una de las mejores películas del cine español cuando en su muy limitado estreno ni si quiera había nacido? A pesar de ello, a uno le mueve el deseo de hablar de una película que desde su visionado ha permanecido en mi mente, donde las imágenes se han repetido una y otra vez, ejerciendo un embrujo difícil de explicar.

Fernando Fernán Gómez nos sumerge en la sociedad española de los años sesenta para mostrarnos una cruda y letal realidad. A través de una familia cualquiera, nos muestra sus pecados y flaquezas, que si bien uno podría quedarse en el detalle de un grupo en concreto, cualquiera puede ver cómo estas personas son el reflejo de una época, en la que cada persona hace todo lo posible por salir adelante, por sobrevivir.


El relato se vertebra principalmente en la figura de dos hermanas que se muestran rivales y el marido de una de ellas. A través de de técnicas narrativas novedosas para la época, con las que Fernán Gómez ya venía experimentado y jugando como los flashbacks y el multiperspectismo, estos tres personajes nos muestran las dos caras de la sociedad española del momento.
Si por un lado asistimos al ejemplo de personas luchadoras, buenas madres, trabajadores y personas correctas con amigos y vecinos; la otra cara de la moneda, nos muestra lo peor que puede emerger de ellas como la ambición a cualquier precio, el odio, la mentira o la obsesión por el dinero y la fama.

Estos tres personajes nos hacen recorrer una espiral en la que todo vale, todo para conseguir el objetivo final, sea al precio que sea. Fernando Fernán Gómez no se va por las ramas, no quiere ser sutil y ofrece una película que se va convirtiendo asfixiante por momentos, metiéndonos en el oscuro pozo que se están cavando los protagonistas. Unos personajes protagonizados por unos geniales Lina Canalejas, Fernando Fernan Gómez y la genial y fantástica Gemma Cuervo rostro y alma de la ambición personificada.

Rodada con una gran soltura, donde tanto el diálogo al igual que aspectos narrativos como el montaje nos transportan a una sociedad alejada de la fantástica idealidad que el régimen y otro cine querían vender. Aquí se hablan de temas muy serios que hoy siguen de actualidad como el maltrato, el aborto, la prostitución y la pobreza. Su mirada sincera, su profunda y gran personalidad convierten a "El Mundo Sigue" en una obra fundamental del cine español, que toca unos temas tan cercanos a nuestra época que no ha perdido un ápice de actualidad.

+ La valentía de todo lo que muestra.
- Haber tardado 50 años en estrenarse.

PUNTUACIÓN TOTAL:  *  *  *  *  *







Reacciones: