Favoritos Twitter

sábado, 24 de octubre de 2015

MI GRAN NOCHE "farsa en los tiempos del dinero"

El viernes 23 se celebra la vuelta al cine de dos grandes artistas, por un lado la del director bilbaíno Álex de la Iglesia, siempre muy esperadas sus películas, y por el otro, el cantante Raphael regresa al cine después de más de treinta años alejado de este medio. La película se presentó en el pasado Festival de San Sebastián, donde fue recibida con división de opiniones, nosotros pudimos verla allí y además entrevistar tanto al director como al actor.

Cada película de Álex de la Iglesia supone todo un evento, se ha encumbrado como uno de los grandes directores del cine español de las últimas décadas, con grandes películas como "La Comunidad", "El Año de la Bestia" o "Balada Triste de Trompeta". Sin embargo, en alguna de sus últimas películas parece que no está consiguiendo mantener el nivel de anteriores obras, tal es el caso de "La Chispa de la Vida", ejemplo comparable tanto argumentalmente como a nivel de producción con la película que estrena ahora, "Mi Gran Noche".

El símil entre ambas es fácil, volviendo a retratar las entrañas de los medios de comunicación, si en aquella se centraba en los programas sensacionalistas y en la ética periodística, ahora se adentra en los entresijos y en la guerra en torno a los programas de entretenimiento, concretamente en la grabación de un programa de Nochevieja, pero acentuando su crítica en el intento de maquillaje de una manzana podrida que a base de bótox y purpurina simula un estado de felicidad deseable y envidiable por cualquier telespectador. Sin embargo, parece que Álex de la Iglesia no ha aprendido la lección tras el fracaso de crítica y público cosechado con "La Chispa de la Vida", o por lo menos parcialmente, cayendo en varios de los errores de aquellas.


"Mi Gran Noche" es un vodevil que comienza con la garra que caracteriza el cine de de la Iglesia, diálogos vibrantes, visualmente apabullante, con una presentación de personajes que hace mantener la atención al espectador para que no pierda ni un detalle. Gran presentación en la película de un divertidísimo Raphael. Sin embargo, una vez establecido el juego que plantea la película, ésta no sabe hacia dónde dirigirse y ni metiendo con calzador una protesta de trabajadore consigue que nos centremos sobre qué quiere contarnos Álex de la Iglesia. Por lo que a media proyección, uno se plantea el no buscarle tres pies al gato, no ir a por la trampa, tan solo intentar divertirse, disfrutar de algún que otro personaje memorable, insuperable un Mario Casas que se convierte en el verdadero rey de la función.

El problema es que cuando uno quiere evadirse y desiste en buscar algo de profundidad, permaneciendo en un terreno más superficial, los gags más ingeniosos ya han pasado, y tan sólo queda ver cómo podrá resolverse una situación que bien podría estar tres horas más dando vueltas, o quizás una menos. A Álex de la Iglesia le puede un planteamiento inteligente que no se ve plasmado en un guión acorde a su filmografía, en la que el querer dar su momento de gloria a tanto personaje alocado, hace que uno tenga una la sensación de que pretende en todo momento forzar la carcajada, n logrando su objetivo.

A pesar de todo, "Mi Gran Noche" podrá ser disfrutada fácilmente por una gran gama de espectadores, siendo la película más comercial de su director la mejor de sus peores películas, sabiendo que cuenta con mayor número de grandes obras. Se agradece el esfuerzo de intentar divertir, de buscar la evasión del espectador y como siempre el empaque visual es bastante notable. Y qué decir de todos los actores que son partícipes de esta irregular farsa, destacando a unos magníficos Raphael y Mario Casas, y sin dejar de lado al descubrimiento cómico del año, Blanca Suárez.

+ La entrega de sus actores.
- Un guión más flojo de lo que nos tiene acostumbrados.

PUNTUACIÓN TOTAL:  *  * y 1/2




Reacciones: