Favoritos Twitter

sábado, 10 de octubre de 2015

REGRESIÓN "nadie debería entrar en la mente de otro"

Alejandro Amenábar vuelve al cine después del estreno hace seis años de la irregular "Ágora" y como en cada estreno, de uno de los directores más internacionales de nuestro país, se ha levantado una gran expectación por ver el resultado de este thriller de terror protagonizado por estrellas como Ethan Hawke y Emma Watson. La película se presentó en el Festival de San Sebastián siendo la película elegida para inaugurar el certamen.

Una adolescente  (Emma Watson) acusa a su padre de abuso sexual y el policía Bruce Kenne (Ethan Hawke) se hace cargo del delicado caso del que poco a poco se va destapando la aparición de una secta satánica que realiza rituales con sacrificios humanos en el que la joven ha estado involucrada por culpa de su padre.

Amenábar regresa al cine de una forma más modesta tras el peplum que se marcó con "Ágora" y lo hace con una historia aparentemente menos compleja, con una producción más pequeña. Sin embargo, el director sigue explorando varias de las obsesiones de las que ha ido haciendo gala desde que comenzó su carrera cinematográfica. Ahí está esa reflexión sobre el fundamentalismo religioso y la crítica a las creencias fanáticas de las que ya habló en sus últimas tres películas, aunque desde que estrenara "Los Otros" no ha vuelto a ofrecer una mirada tan veraz y acertada como hizo en la película protagonizada por Nicole Kidman.

En "Regresión" a través de las claves de cine de investigación, salpicado con algo de cine de terror y la temática de las sectas satánicas, Amenábar intenta hablar de lo peligroso que puede resultar aferrarse ciegamente a una fe religiosa, ésta vez su dardo es contra la iglesia Evangelista. Sin embargo, la película no acaba de tomar forma, no acaba siendo un apasionante thriller ni su crítica acaba teniendo algún interés. Una lástima que precisamente por esto haya perdido la verdadera oportunidad que le brindaba la película, hablar de las sesiones de regresión de las que tanto hace gala el título de la película, dejándolas de lado en pos de las reflexiones pseudoreligiosas.



Tras una cuidada producción, en la que se nota el esfuerzo en que aparente en todo momento una película americana, y la siempre efectivo poderío visual que rodean las películas de Amenábar, se encuentra una película entretenida, siendo ese su gran problema. "Regresión" se puede ver, tampoco disgusta ni chirría, pero uno tiene constantemente esa sensación de dejà vu, de que todo lo que cuenta ya lo hemos visto en otras películas mejores y ni los ecos de "Las Dos Caras de la Verdad" ni el cine de David Fincher acaban de cuajar.
Uno de los grandes problemas de la nueva película de Alejandro Amenábar es precisamente esa decisión formal por la elegancia y academicismo que tomó desde que rodara "Los Otros" y que ha puesto como marca de la casa desde entonces. Pero, mientras que en aquella película narrada en forma de cuento de terror gótico casaba a la perfección con la historia que estaba contando, Amenábar ha demostrado que película tras película va perdiendo el efecto buscado y nos encontramos ante su película menos arriesgada y estática de su filmografía.

A pesar de todo "Regresión" es un thriller con algún apunte interesante sobre temas como el origen de nuestro miedos más profundos, que de manos de un inexperto podría habernos hecho levantar una sonrisa de la cara, pero que no podemos hacer pasar la prueba a un director como Amenábar.

+ Ethan Hawke y la música de Roque Baños, a pesar de su excesiva presencia.
- La facilidad con que se olvida tras su visionado.

PUNTUACIÓN TOTAL: *   * y 1/2




Reacciones: