Favoritos Twitter

lunes, 10 de septiembre de 2012

TODOS TENEMOS UN PLAN "aburrido y tedioso thriller"


Desde Argentina llega esta coproducción con España que supone el salto al largometraje de la directora Ana Piterbarg, de la mano de los productores de “El Secreto de sus Ojos” y como máximo reclamo a un Viggo Mortensen en un papel doble, interpretando a dos hermanos gemelos.

Agustín(Viggo Mortensen) es un aburrido médico a punto de adoptar un bebé con su mujer Claudia (Soledad Villamil), pero decide romper con su vida monótona, y aprovechando la visita de su hermano gemelo Pedro, un delincuente, decidirá adoptar la identidad de éste y pronto se dará cuenta que se ha metido en un gran lío.

Esta primera película de la directora prometía ser un interesante thriller, además de contar con los elementos suficientes para sobresalir. Pero, después del visionado uno no puede sentir más que decepción, sobre todo por la tosca forma de llevarlo a cabo.
El primer tercio de la película, donde se empiezan a poner las cartas sobre la mesa, deja entrever una serie de características bastante interesantes: un delincuente, el encuentro con un hermano desde hace mucho tiempo, una familia rota…
Pero, ya desde ese primer tercio, el lento desarrollo de los hechos no hace más que afirmar lo que se comprueba en el resto de la película, que la película tiene en el fondo poco que contar, y que supuesto thriller contenido, no es más que el resultado de tapar un guión flojo, donde la construcción de personajes deja mucho que desear, además de resultar poco creíbles.

El segundo tercio de la película, donde ya supuestamente debería desarrollarse y mostrar  de qué trata realmente, resulta tedioso y bastante confuso, por lo que al llegar al final que mejora algo, ya resulta imposible salvar los muebles.

El guión, que parece querer poco a los personajes, los hace poco interesantes, nunca consigues empatizar con ellos, además de ponerlos ante situaciones poco creíbles, donde su comportamiento y reacciones resultan poco verosímiles, haciendo que se escuchara más de una risa en la sala.

Una dirección poco fluida, que hace entrever a una directora un poco perdida en una trama que pretende ser más compleja de lo que realmente es.

Su mayor reclamo es Viggo Mortensen, y precisamente éste ha ofrecido una de las interpretaciones menos interesantes de su carrera. Quizás porque durante toda la película es incapaz de vocalizar, o un sobre esfuerzo en dotar su acento argentino de realidad, que hacen que a pesar de que está correcto en el papel, se convierta en un futuro en una de las interpretaciones menos recordadas del actor.

A pesar de todo, habrá quien pueda disfrutar de la película, que ni es mala, pero tampoco buena, aunque más de uno conseguirá aburrirse y pensar si ver Mortensen hablando argentino merecía realmente la pena.

+ Una fotografía bonita
-Resulta aburrida y muy cargante

PUNTUACIÓN TOTAL: * *
Reacciones: