Favoritos Twitter

sábado, 29 de septiembre de 2012

CRÓNICA SAN SEBASTIÁN VIERNES 28


Durante el viernes vimos Cesar Debe Morire y después fuimos a ver The Hypnotist, que además de participar en la Sección Oficial a concurso, suponía el estreno mundial de la película.

En el Kursaal estaba todo preparado para la presentación de The Hypnotist de Lasse Hallström que suponía la última película a competición de la Sección Oficial y contó con la presencia del director y Lena Olin.
Hallström vuelve a Suecia para adaptar un famoso bestseller y deja atrás sus edulcoradas películas de Hollywood para ofrecernos un oscuro retrato en la línea escandinava de Millenium.

Lo primero que se le viene uno a la cabeza es la razón por la que esta película está entre la Sección Oficial, es la apuesta más comercial y convencional del festival, aunque tampoco tiene por que ser todo cine experimental ni comprometido, mientras exista calidad.
La película comienza de forma muy potente y terrorífica por la crudeza de sus imágenes, con escenas de violencia que a más de uno pueden poner los pelos de punta. Lo que ocurre es que la película llega un momento que se atasca y no sabe por dónde ir y una vez descubierto el pastel pierde todo el sentido y la capacidad de impresionar del primer notable tercio de la película.
El director que parece entregado en su primera parte, sorprendiendo por el cambio de registro y el que parecía a priori buen uso de los elementos del thriller psicológico acercando a la película a un oscuro relato de terror por asesino en serie de por medio. Pero, después se deja llevar por la inercia del relato y el guion y no es capaz de ofrecer nada más, de sorprender y la resolución del misterio resulta demasiado fácil e incluso tonta.

Rodada con agilidad, en ningún momento aburre, pero acaba resultando un thriller más de todos los que nos llegan todos los años a los cines, y nos hace preguntarnos si la elección de esta película para el festival era una mera cuestión de nombre y publicidad de cara a dar a conocer más el festival a nivel internacional. Olvidando este aspecto, un thriller bien armado más o menos, entretenido, que luciría más fuera de un festival de cine.
Puntuación: 6/10

Antes de The Hypnotist fuimos a ver Cesare Debe Morire(César debe morir) de los hermanos Taviani y que forma parte de la Sección Zabaltegui Perlas. Teníamos muchas ganas de verla por todos los buenos comentarios que estaba generando y todos lo premios que traía a sus espaldas, como el Oso de Oro del Festival de Berlín de este año.

La película rodada como un extraño documental comienza con la intención de representar en una cárcel “Julio César” de William Shakespeare y trasnforma a sus presos en los personajes de la obra, transformándolos con la cárcel como telón de fondo.

Una propuesta muy interesante en la que los directores juegan con el aspecto visual para ir adentrarnos el diferentes estados tanto de la obra de teatro como el de sus personajes, algunos de ellos presos de verdad. Y la fotografía en color salmón no puede ser más acertada para meternos en un relato que puede llegar a ser agobiante por la capacidad de interiorización que se observa en los personajes, que parecen haberse convertido en Julio Césr y Bruto entre otros.
La película consigue hipnotizar al espectador a través de los diálogos y la excelente imagen y a pesar de su corta duración consigue emocionar y comprobar que otro tipo de cine diferente existe, arriesgado, comprometido y con ganas de innovar sin perder el interés del espectador.
Puntuación total: 8/10
Reacciones: