Favoritos Twitter

martes, 17 de marzo de 2015

MIS HIJOS "en medio del conflicto"

Este fin de semana se ha estrenado en España la película “Mis Hijos” de Eran Riklis, director de la aclamada “Los Limoneros” con el marco del Conflicto de Oriente Medio como telón de fondo para contarnos la historia de amor y superación.

Eyad es un joven que vive en una ciudad árabe de Israel hasta que llega el día en que lo envían sus padres a un buen instituto en pleno Jerusalén. Allí su vida cambiará al concocer lo que es enamorarse de una chica judía y al conocer a un joven inválido y a su madre.

Cuenta Sayed Kashua, guionista de la película basada en la novela que escribió sobre sus propias vivencias, que para afrontar la escritura del guión de “Mis Hijos” decidió suavizar ciertos pasajes de la novela. Muchos se preguntará el por qué de dicha decisión al abordar una película que nos narra durante 10 años parte del conflicto de Oriente Medio. Seguramente la razón resida en que la intención de llevar esta película a la pantalla no sea el mostrar de forma directa el terror y la crueldad de la guerra, sino todo lo contrario, mostrar la vida de alguien que ha nacido en medio de una situación que le supera y cómo lo único que busca es seguir adelante y sentirse aceptado por las personas con las que vive independientemente de su raza, religión y lengua.



La película hace un recorrido emocional del que pretende hacer partícipe al espectador y comienza con el retrato de una familia árabe con sus costumbres de una forma casi cómica, con puntos de humor, para ir poco a poco entrando en materia y poniéndose más seria y cruda. El momento que marca ese punto de inflexión es la partida del joven protagonista a un instituto judío de Jerusalén, donde tendrá que hacer frente a los prejuicios de sus compañeros y ambiente. Sin embargo, “Mis Hijos” no pretende ser un retrato escolar sobre el bullying y los problemas de la adolescencias y la película toma dos líneas argumentales diferentes que narran el amor imposible entre dos personas de religiones diferentes (¿guiño a “Romeo y Julieta?) y la amistad con una familia integrada por un joven con una enfermedad degenerativa y la madre de éste.

A partir de ahí es donde la película sin perder en ningún momento la esperanza y sin privar de la sonrisa al espectador, comienza a tomar ritmo y descubrimos hacia dónde quiere ir. Es por ello que “Mis Hijos” resulta un agradable drama con toques de comedia que nos habla sobre el absurdo sinsentido de las disputas entre personas, sobre el legado que verdaderamente dejamos a esos hijos y cómo de una manera u otra influimos en ellos para repitan los mismos errores que nosotros, ¿todo vale por una idea, una tierra?

Sin ser la película más políticamente incómoda y crítica con el conflicto en el que se mueven sus protagonistas, Eran Riklis no pierde la oportunidad para afilar y lanzar alguna que otra flecha a ambas partes del conflicto, usando  para ello algo tan sencillo como la mirada objetiva, acercarse hacia ambas partes y observar, dejar que sus acciones y palabras hablen por sí solos, que sea además el espectador el que decida en qué erran cada una de las partes.

A pesar de todo, la película respira un profundo amor al ser humano, siendo una oda al entendimiento mutuo, mostrando que las personas a pesar de ciertas convicciones son capaces de ofrecer una cara diferente a la habitual y ayudar a personas que nunca hubieran pensado hacerlo.

+ La sutileza en ir derivando el relato de género.
- Algún personaje secundario algo caricaturizado.



PUNTUACIÓN TOTAL: ★ ★ ★ y 1/2




Reacciones: