Favoritos Twitter

lunes, 16 de marzo de 2015

OCHO APELLIDOS VASCOS "un año después"

Muchos se preguntarán al comenzar a leer eta crítica por qué estos de "La Industria del Cine" escriben la crítica de la película más taquillera de la historia del cine español un año después de estrenarse en cines. En su momento no lo hicimos y creemos que qué mejor momento que este justo en el mismo fin de semana que se estrenó "Ocho Apellidos Vascos" y así formar parte de nuestra Sección "Cine de Andar por Casa".




Cuando escuchamos el nombre de Martínez-Lázaro nos viene a la mente la palabra "comedia ligera" y es que el director es fácilmente uno de los mejores directores de comedia de este país, aun así cuenta con algún que otro interesante filme de suspense. Aunque la carrera del director se ha movido siempre más cómodamente en el difícil territorio de la risa y se ha servido siempre de ésta para acabar hablando de temas más personales, nunca desaprovechando la ocasión para hacer un análisis de las relaciones de pareja, la madurez o como en esta película desmitificar los mitos y costumbres de vascos y andaluces.





Para afrontar la película Martínez-Lázaro se basa en el guión de Borja Cobeaga y Diego San José, dos reconocidos guionistas con sus inicios en el programas de sketches sobre vascos "Vaya Semanita" en la televisión autonómica ETB, ya valientes en su momento por afrontar un tema hasta ahora muy delicado y controvertido. Muchos espectadores que hayan visto "Ocho Apellidos Vascos", si es que queda alguno todavía que no lo haya hecho, reconocerán personajes y situaciones o incluso algún que otro chiste ya visto en el programa televisivo, pero ahí es donde Martínez-Lázaro mete mano para unir, dar ritmo y adecuar la innumerable lista de gags al lenguaje cinematográfico.
Y es que el director es todo un maestro en lo de recoger el papel escrito por otro y adaptarlo a su mun do y obsesiones, algo que dota a "Ocho Apellidos Vascos" de la personalidad característica del director.



La película podrá ser fácilmente visionada como una comedia más donde en una hora y media sus dos protagonistas tendrán que enfrentarse a disparatadas situaciones. Sin embargo, en las risas nerviosas y cortantes que a más de uno le puedan emanar de su garganta se esconde una película valiente que se atreve a tocar temas políticos y sociales que hasta el momento parecía sólo destinados a películas de corte más serio, más comprometido. Pero, qué mejor compromiso con un asunto tan importante en la sociedad española que hablarlo de la manera más natural. Ahí está el gol que mete esta pequeña producción, su naturalidad, su falta de vergüenza (en el mejor sentido de la palabra) para abordar temas como la política y el terrorismo que fácilmente podrían levantar ampollas. 

A pesar de todo, Lázaro-Cobeaga-San José se atreven con todo y parecen no tener "pelos en la lengua", no reprimiendo en ningún momento un solo chiste, por mucho que pudiera parecer estar envenenado. Porque es precisamente todo lo contrario, la falta de veneno que corre por las venas de esta película, el amor que profesa por las costumbres y tradiciones tanto de vascos como andaluces hacen que esta sea la mejor forma de afrontar tabúes y clichés demasiados arraigados en la imaginería de este país, nunca fue más útil reírse de nosotros mismos.

Y como comedia romántica de enredo que en el fondo es, Martínez-Lázaro sabe jugar bien sus cartas y le imprime un ritmo que va de menos a más, a pesar de algún que otro bache en el tercio final de la película. Para ello haciendo uso de un conjunto de actores entregados a su papel que dotan de naturalidad a sus personajes gracias a que se les ve disfrutando, algo muy importante para poder conseguir la química necesaria para este tipo de películas.

"Ocho Apellidos Vascos" sin ser la mejor comedia española, ni la mejor obra de la filmografía del director, pasará a la historia no sólo por el record de taquilla sino por la valentía en que sus guionistas y director han tenido a la hora de tocar temas "peligrosos" de la manera más seria que sabemos hacer en España, con la comedia.

+ Su natural desvergonzonería.
- No mantiene el listón y el ritmo por igual en todo el metraje.

PUNTUACIÓN TOTAL: ★ ★ ★  















Reacciones: