Favoritos Twitter

domingo, 28 de septiembre de 2014

LA ISLA MÍNIMA: "la violencia más allá de la violencia"

Alberto Rodríguez tras el éxito de "Grupo 7" estrena en cines otra película de suspense que ha sido presentada en el Festival de San Sebastián donde ha sido recibida con el apoyo unánime de la prensa y la crítica. Además, la película de Rodríguez se fue con tres premios a casa: Mejor Actor (Javier Gutiérrez), Mejor Fotografía y el Premio Feroz a la Mejor Película Zinemaldia 2014.


Juan (Javier Gutiérrez) y Pedro (Raúl Arévalo) son dos policías con métodos dispares que deben acudir a un pueblo en las marismas del Guadalquivir para resolver un caso en el que dos adolescentes han desaparecido sin dejar rastro.

Alberto Rodríguez se adentra en una historia policíaca, situándola en un entorno hostil, casi apocalíptico, jugando con un paisaje que como un personaje más de la película, guarda otra cara más negra. Las hermosas vistas aéreas, genialmente fotografiadas por Álex Catalán, esconden detrás un terreno duro y cruel donde se mueven los protagonistas de "La Isla Mínima", genialmente interpretados por Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo. 

La película se apoya en un guión perfectamente hilado, con sus aristas e interpretaciones, que insinúa más que muestra; algo que es de agradecer en un tiempo en el que los thrillers deben estar bien masticados y explicados, olvidando una de las claves más importantes del género que es dejar que el espectador piense por sí mismo y resuelva o no los enigmas en su propia mente. 

"La Isla Mínima" resulta ser una de las películas españolas más impactantes de los últimos años, que se adentra en una Andalucía hostil que recuerda a las películas rodadas en Louisiana, para hablarnos de una violencia implícita en el ser humano. Una violencia, que a diferente de la física que se mostraba "Grupo 7", aquí explora el terreno de lo psíquico, algo que hace que el espectador esté en un continuo sobrecogimiento, rozando cotas de tensión muy altas, gracias a la inquieta y portentosa dirección de Alberto Rodríguez, que lo convierten en uno de los mejores directores del actual panorama cinematográfico.

El director rueda con garra, fuerza y pasión para ofrecernos un thriller psicológico en el que no sólo nos habla del misterio que centra el argumento de la película, sino que a través de sus personajes analiza una sociedad española, la de 1980, que fácilmente podría ser extrapolable a la actual.
Muestra una España negra, oscura, con sus dobles morales que le hacen plantearse muchas preguntas al espectador, algo de gradecer y que le hace destacar a Alberto Rodríguez como un director con inquietudes que no se conforma sólo con rodar un thriller perfectamente armado; sino que a través del eje principal de la trama  se vale para hablarnos de un río oscuro y tenebroso que corre profundo, pero peligroso en todos los personajes de la película, reflejo de una sociedad española enfrentada a realizar actos deleznables en un ambiente que no le corresponde.

Para retratar estos personajes, genialmente escritos, los actores se meten en la piel de éstos y ofrecen una serie de magistrales interpretaciones donde hay que destacar el trabajo en conjunto que realizan la pareja protagonista, Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo, que con sus diferencias hacen que se complementen. Javier Gutiérrez, actor a reivindicar para arrasar en todos los premios habidos y por haber, ha construido un personaje que transpira rabia y violencia por cada uno de sus poros, humanizándolo de tal manera que consigue humanizar y retratar a un ser violento y con sus dudas.

"La Isla Mínima" es uno de los thrillers más inteligentemente rodados en los últimos años y una película magnífica que hará las delicias de todo amante del buen cine, con un aura inquietante y que dejará al espectador sin aliente.

+ La capacidad que tiene de encontrar imágenes bellas en un ambiente tan inhóspito.
- Ser apreciada como un thriller bien realizado, sin ver de todo lo que nos habla.

PUNTUACIÓN TOTAL: * * * *








Reacciones: