Favoritos Twitter

jueves, 6 de octubre de 2016

ELLE "oscuros y peligrosos juegos"

Levantó alguna que otra ampolla por su paso por el Festival de Cannes, donde todo el mundo reclamó la Palma para Isabelle Huppert, para más tarde maravillar a la crítica y el público del Festival de San Sebastián donde se presentó en la exquisita Sección Perlas. La película ha sido elegida por la Academia para representar a Francia en los próximos Oscar.

Michèle (Isabelle Huppert) es una mujer madura de mucho éxito, conocida por un asunto familiar muy turbio de su infancia, que un día es asaltada y violada en su propia casa. Ocultando este hecho, sin denunciar, decide descubrir a su asaltante, a la vez que intenta que su vida siga con total normalidad.

La brutal primera secuencia, con violación incluida, que abre "Elle" supone toda una declaración de intenciones de lo que la película nos deparará. La extraña y confusa reacción de su víctima, además de protagonista, nos hace entrever la complicada y macabra telaraña que Paul Verhoeven pretende tejer en su última película. Tras esta primera y brutal apertura, aceptando el comportamiento de su protagonista, Verhoeven pretende hacer reaccionar al espectador; por un lado, que comprendamos que cada uno reacciona a la violencia de una manera, sin ningún tipo de patrón establecido, por el otro, la perversa y compleja mente de su director nos demuestra que su cine no es lo que parece, demostrándolo con esta pequeña joya que se adentra en los recovecos más oscuras de la mente humana.

A priori, podríamos creer que estamos ante un drama con venganza incluida, su director navega entre varios géneros para construir una compleja trama en la que se cruza el thriller erótico, el humor negro y el cine familiar. Sí, has leído bien, con "Elle" Paul Verhoeven se atreve con una reflexión sobre las relaciones familiares, realizando un trabajo interesante sobre la culpa y los pecados familiares heredados generación tras generación. La película se adentra en un laberinto de pasiones, en la búsqueda de las pulsiones, deseos y obsesiones más oscuras del ser humano, todo tiene cabida en los rápidos 130 minutos de duración, en los que el espectador no será capaz de despegar los ojos de la pantalla ni un solo momento.

La última película del controvertido director no es más que puro divertimento, un cruce perfecto de diversos comportamientos humanos, donde la violencia, el sexo, la ambición y el humor se entremezclan. Gracias a un guión bien hilado, y a la sofisticada dirección del director holandés "Elle" propone un perverso y sensual juego de espejos, donde el espectador reirá sin parar, bien por el estrambótico comportamiento de su protagonista, bien por ese humor tan negro y macabro en el que uno sentirá la necesidad de reír para aliviar esa sensación de incomodidad de sus imágenes.






Esta puede que sea una de las mejores películas de la carrera de su director, seguramente una de las más destacadas del año, no siendo para menos el haber rodado este thriller sensual donde nos rendimos a los pies de la única actriz posible para este papel tan complicado, la siempre insuperable Isabelle Huppert, una mujer que en cada película que realiza demuestra que existe otra Huppert por descubrir. "Elle" es a Isabelle Huppert como Isabelle Huppert es a "Elle", muestra un lado seductor, macabro y muy, pero que muy divertido.

Paul Verhoeven puede estar tranquilo al haber estrenado otra película que marcará su filmografía, devolviéndolo otra vez a la primera línea de los grandes narradores de las últimas décadas gracias a esta historia de violencia, sexo y humor negro. Puede que la única pega que se le pueda echar en cara al señor Verhoeven es que pronto el espectador descubre quién puede ser el malo de la función, aunque se le perdona por el posterior y macabro juego que propone.

+ El poder visual de sus imágenes e Isabelle Huppert.
- No darse cuenta que es un mero divertimento.

PUNTUACIÓN TOTAL:   *  *  *  *








Reacciones: