Favoritos Twitter

miércoles, 23 de marzo de 2016

LUCES DE PARIS "una segunda oportunidad"

Este fin de semana se estrenó en los cines de España la comedia con tintes románticos "Luces de Paris" protagonizada por la reconocida Isabelle Huppert.

Brigitte (Isabelle Hupert) y Xavier (Jean-Pierre Darroussin) son un matrimonio que vive en el campo y se dedican a la ganadería. Un día Brigitte decide marcharse a París tras el exceso de rutina y sentir que su marido no le hace caso. Ese será el momento en que él se de cuenta que algo tiene que cambiar.

Adultos en crisis personal, ese tema que se ha ganado a pulso convertirse en un género ya de por sí. Los hombres en la cuarentena con sus dudas existenciales sobre la madurez, el compromiso y la paternidad. Por el contrario, la cincuentena es la etapa que el cine parece haber elegido para hablar de la crisis femenina, gracias sobre al cine francés.

Mujeres adultas, cultas e inteligentes e independientes. Catherine Deneuve, Kristin Scott Thomas o Isabelle Hupper son sólo alguno de los rostros que en la última década han representado este tipo de mujeres, siendo esta última precisamente la protagonista de "Luces de París". En esta comedia romántica pseudo rural asistimos a la huida de una mujer anclada a una vida excesivamente normal, rozando el aburrimiento junto a un marido al que quiere pero del que ya no encuentra ningún atisbo de chispa en la vida que llevan.




"Luces de Paris" es una historia de escapadas, de una mujer que de un día para otro decide hacer un viaje para reencontrarse a sí misma, sin saber exactamente qué es lo que busca, ¿será un nuevo amor, quizás una fugaz aventura con un joven intelectual? Quizás el planteamiento no sea demasiado original, que transite por caminos ya muy trillados en este tipo de comedias románticas, pero la película de Marc Fitoussi tiene tres grandes momentos que ya de por sí hacen que merezca la pena su visionado. Precisamente estas tres secuencias hacen entrever un trasfondo mucho más profundo del que su aparente superficialidad presenta. Una fiesta como detonante de la trama, una noche fugaz junto a un galán nórdico y el descubrimiento final (evitamos spoilers) con un plano muy doloroso pero revelador de la siempre grandísima Isabelle Huppert. A través de estos instantes en la fugaz aventura de nuestra patosa y simpática protagonista, Fitoussi se sirve para hablarnos de temas interesantes como segundos amores, la lucha ante el malsano conformismo o la independencia de mujeres modernas que no necesitan vivir bajo el amparo de ningún hombre. 

Puede que esa seas sean algunas de las lecturas que a priori se pueden sacar de "Luces de Paris", aunque más allá vemos cómo la visión supuestamente femenina de la película va quedando a un lado para descubrirnos que ese viaje pseudo iniciático también es recorrido por el hombre de la película. Jean-Pierre Darroussin encarna a ese marido que ha descuidado a su mujer, y que comprende la situación de su mujer, dándose cuenta que para que ella vuelva deberá otorgarle su propio espacio, aquel que durante años le robó.

Rodada con soltura, de un modo ligero y siempre con su omnipresente protagonista que plaga todas las secuencias de una historia rodada desde un guión divertido, con unos diálogos ágiles y unas situaciones cómicas que harán las delicias a todos los seguidores de comedia romántica con aire europeo.

+ Su bien meditado final.
- Esa música constante que no es bonita ni deja descansar.

PIUNTUACIÓN TOTAL:   *  *  *











Reacciones: