Favoritos Twitter

lunes, 5 de noviembre de 2012

SKYFALL "la nueva generación Bond"

Después de cinco años y tras la irregular "Quantum of Solace" el mítico espía vuelve a la acción, esta vez de la mano del reconocido director Sam Mendes y que parece que asienta las bases para una nueva generación de Bond.

James Bond (Daniel Craig) deberá encontrar a la persona que amenaza la seguridad del estado y de su jefa M ( Judi Dench), un despiadado villano Silva (Javier Bardem) que no dudará en utilizar cualquier arma con tal de lograr su objetivo.

"Casino Royal" marcó un punto de inflexión en la famosa saga Bond, y no solo por el hecho de cambiar de actor que interpretara a 007, sino que supuso un nuevo registro a la hora de contar la historia. Atrás quedaba el estereotipo de ser una saga en la que cada película se cortaba por el mismo patrón: agente duro irónico y seductor lucha contra un villano que quiere acabar con el mundo a la vez que dos sensuales agentes le ayudan a conseguirlo, junto con disparatados artilugios. La nueva era post-Bourne hizo que Bond tuviera que pasar por el cirujano y hacerse un lifting, depurar sus características y empezar a darle un trasfondo.

Ahora, Sam Mendes llega a la dirección y corrige errores de la anterior, que suponía una secuela de "Casino Royal" y asienta las bases de lo que se supone una nueva generación Bond, dejando atrás personajes que se identifican con tiempos pasados y proponiendo al final del metraje unos nuevos que posiblemente encabecen las próximas películas.
El director explora terrenos nunca vistos y esperados en esta saga y es capaz de mostrarnos al Bond más vulnerable que se haya visto, llegando incluso a dudar que sea capaz de cumplir su misión. Porque si en la "primer" de las interpretadas por Craig nos descubrían que era capaz de enamorarse, en la segunda se antojaba una máquina letal de matar herido de amor. Ahora, rompe esa continuidad argumental y nos muestra a un agente como cualquier otro, con sus dudas y empieza a dar pistas de un pasado hasta ahora poco revelado.

Sam Mendes consigue imprimir a la película toda la adrenalina necesaria, a pesar de que sea la que menos acción tenga seguramente de todas, pero es ese cuchillo afilado de tensión que se siente durante toda la película lo que hace que el espectador consiga estar atento durante las casi dos horas y media. Quizás, en alguna parte se podría haber recortado y el metraje sea excesivo, pero Mendes se toma con calma algunas de las escenas más importantes de la película, para descubrirnos parte de la personalidad de Bond que no conocíamos, con la recompensa de la buena ración de acción que viene después.



Rodada con buen pulso y apoyada en una trabajada fotografía que sabe dónde colocar la cámara, haciendo que no resulte plana y empiece a separarse esteticamente de la saga Bourne, a la que muy peligrosamente estaba acercándose en la anterior entrega.

Ya Bond no es el máximo protagonista y cede parte de la atención a otros personajes, que en otras películas podría resultar muy secundarios y que entrega tras entrega se dedicaban a hacer lo mismo. Tal es el caso de "M" interpretada por la siempre genial Judi Dench, que acapara atención por momentos, y el villano interpretado por un camaleónico Javier Bardem.
Aunque, en esta apuesta haya habido que sacrificar algún que otro aspecto característico del mito, que es precisamente las chicas Bond, que resultan ser lo menos importante de la película, a pesar del genial cara a cara entre Craig y Bérénice Marlohe.

Una película trepidante y muy entretenida, con mucha acción inteligente y una trama bien construida, que asienta las bases de la nueva generación de Bond, con personajes que podrán aportar mucho a la saga. A pesar de todo lo que se ha dicho, no es tan buena como "Casino Royal", pero anda ahí cerca.

+ Demostrar que acción y cine de calidad pueden ir de las manos
- Excesivo metraje

PUNTUACIÓN TOTAL:  *  *  *  *
Reacciones: