Favoritos Twitter

jueves, 2 de agosto de 2012

TERRAFERMA "poco corazón y profundidad"

Emanuele Crialese, director de "Nuovomondo", nos trae este relato sobre una pequeña isla Siciliana de pescadores con la inmigración ilegal de fondo. La propuesta italiana para representar a dicho país en los anteriores premios Oscar, que aunque no lo consiguió, obtuvo el gran premio del jurado del Festival de Venecia.

Una familia de pescadores, cuyo barco se ha quedado muy obsoleto y visto que ya no hay futuro en la isla, deciden alquilar su casa a turistas y dar un nuevo uso al barco, dando vueltas a turistas para visitar la isla. En dicho marco, no solo llegan turistas, sino que una oleada de inmigrantes ilegales hará que acojan en su casa a una mujer embarazada y a su hijo, que van en busca de una vida mejor.

La película a pesar de no ser mala, tampoco es buena, y la culpa es por la mirada que ofrece su director, que parece no estar centrado en lo que quiere contar, dando palos de ciego sobre muchos temas, sin focalizarse en ninguno en concreto. Durante casi 45 minutos la película apenas ha comenzado, desorienta al espectador, no se sabe si trata sobre un retrato familiar en una situación de crisis económica, o si derivará en una película sobre el despertar de un joven, o si el tema de la inmigración es algo meramente casual.
Para cuando la película ha empezado a coger ritmo y ya sabemos sobre lo que trata, de repente finaliza. Como una torta sin aviso, después de soportar muchos minutos de tonterías del joven y poco carismático protagonista, cuando los personajes comienzan a ofrecer algo más de sí, el director decide que no quiere continuar con la película y enmascara con obligada autoreflexión del espectador su pura pereza de seguir con la historia.

La película, a pesar de todo esto, ni desagrada ni es molesta, tampoco llega a aburrir, porque durante casi toda su duración estás esperando que ocurra "ese algo" que haga que merezca la pena, y sigues aguantando, quién sabe si media hora más de película le hubiera venido mejor, seguramente sí. Por lo menos, sus personajes podrían haberse desarrollado algo más y una estrella más hubiera recibido de un servidor. Porque en el momento del (anti)clímax, la duda de si debía recibir tres estrellas o tan solo dos, fue despejada por ese final tan abrupto.

Tocando los muchos palos que toca, parece que la intención primera de la película era el de la inmigración y la llegada por mar de los deseperados, ahí es donde a veces se vislumbra algo bueno, algo más profundo que el resto de la película, que principalmente peca de carecer de corazón, y no porque sus protagonistas sean unos desalmados, sino porque el guión y la dirección no se lo permiten.

Destaca la bonita fotografía de un paisaje como Linosa, que como postal veraniega podría servir para mandar por correo. Además dentro de los personajes, el que se observa más apreciado por parte de su director es el interpretado por Donatella Finocchiaro, al que le imprime una fuerza y una mirada que le hace gran heredera de la mejor Sophia Loren. El resto del reparto están correctos, pero el guión que no deja que tengan su momento de gloria, impide que puedan destacar.

Película, que no pasará a la historia ni destacará en la filmografía del director, como no resulta molesta no durará en la mente del espectador, a pesar de que podría haber ofrecido un mirada fresca sobre un tema tan serio como la inmigración ilegal.

+ Donatella Finocchiaro, impresionante
- La desorientada dirección,plana y poco profunda


PUNTUACIÓN TOTAL: * *
Reacciones: