Favoritos Twitter

jueves, 23 de agosto de 2012

CAFÉ DE FLORE "estimulante e intesa experiencia sensorial"

Llega a las salas españolas la última película de Jean-Marc Vallée, director de "C.R.A.Z.Y" y "La Reina Victoria", propuesta que habla sobre el amor y las almas gemelas, y se convierte en una de las películas más interesantes del año.


La película, dividida en dos historias, narra por un lado cómo una madre coraje (Vanessa Paradis) hará todo lo que esté en sus manos por su hijo, que tiene Síndrome de Down, en el París de los años 60, consiguiendo una estabilidad que solo el amor de una madre puede conseguir, hasta que aparece otra niña con el mismo síndrome, y entre ellos surja un amor tan fuerte que su madre no puede soportar. Por otro lado, un padre de familia en el siglo XXI, Antoine ( Kevin Parent), ha roto la unidad familiar al enamorarse de Rose (Evelyne Brochu), de la que se ha dado cuenta que es su alma gemela y que entre ellos existe un vínculo tan fuerte que sólo la ex-mujer (Hélène Florent) a través de extraños sueños será la única en comprender.

El director, nos propone una película que habla sobre las almas gemelas y el vínculo que se genera entre ellas, que trasciende a los años, década tras década. A través de dos historias, magistralmente narradas, que perfectamente podrían funcionar como películas separadas, que sin embargo el director se encarga en darles una conexión, que quizás a muchos les parezca demasiado oportunista, pero personalmente me ha convencido, dotando al conjunto un aura de misticismo romántico.

La película, con un ritmo intenso, pero a la vez pausado, se apoya en el uso de las imágenes al más puro estilo videoclip para adentrarnos en una de las experiencias sensoriales más intensas y estimulantes que hayan pasado por nuestras salas en los últimos años, solo comparable a la profundidad estética de una muy alejada en temática "Drive".
La música, la fotografía, la actuación de sus actores, el montaje...todo se funde en un conjunto donde si uno se dispone en ver la película con la mente muy abierta, conseguirá disfrutar y sentirse tocado por las dos historias en las que se centra la película.

Recogiendo el relevo de películas divididas en varios fragmentos, en las que la mayoría peca en dar más importancia a alguna de las historias, Vallée no cae en la tentación y dota a cada de una fuerza que hace que una no desmerezca a la otra.
La película camina sobre la cuerda floja, entre lo ridículo y lo sublime, pero sin embargo consigue salir airosa y se convierte en una arriesgada propuesta produciendo el efecto de permanecer en la mente del espectador ya un tiempo pasado el visionado, gracias a la profundidad y al mensaje de la película.

Se observa a un director que ha sabido evolucionar como artista y creador, depurando un estilo fácilmente reconocible pero distanciándolo de la pesadez de "C.R.A.Z.Y.", del que bien podría ser ésta su némesis, sus antípodas.
Apoyado en el magnífico trabajo de sus actores, de una soberbia y magistral Vanessa Paradis, descubriendo las dotes como actor del cantante Kevin Parent, y mostrando la perturbadora mirada de una casi desconocida Evelyne Brochu. Todo sin olvidar el gran trabajo de los niños con Síndrome de Down, en especial, ese carismático Marin Guerrier, que se come con su sonrisa y fuerza cada escena.

Una de las mejores películas de este año, que a pesar de sus ecos New Age y del excesivo metraje, propone un viaje por los sentidos muy estimulante, aportando una serie de potentes imágenes que difícilmente causarán indiferencia en el espectador.

+ Las oníricas imágenes al más puro estilo videoclip
- La conexión de las dos historias puede hacer tambalear el conjunto

PUNTUACIÓN TOTAL: * * * *




Reacciones: