Favoritos Twitter

viernes, 3 de octubre de 2014

LA DESAPARICIÓN DE ELEANOR RIGBY "ni contigo ni sin ti"

Llega a los cines españoles "La Desaparición de Eleanor Rigby" tras su paso por el Festival de Cannes y de San Sebastián. Un drama romántico producido y protagonizado por la siempre magistral Jessica Chastain. 

Hay que partir de la base de que el montaje final que los espectadores verán en el cine no es la idea original que estaba dentro de la cabeza de Ned Benson. Lo que se pudo ver en Cannes fueron dos películas que contaban la misma historia pero vista desde dos perspectivas diferentes, la de cada uno de los dos protagonistas de la película, lo que componía el díptico "Him" y "Her" y que tras pasar por las manos de los hermanos Wenstein se ha convertido en este montaje llamado "Them".

Dicho todo esto, hay que analizar la película en sí que se puede ver en cines y de tal forma distanciarse de la interesante visión que pudiera tener cada una de las dos versiones, algo que durante el montaje final quedan retales imposibles de despegar del espíritu de la película.
Ned Benson ha compuesto un drama romántico que a pesar del sugerente título nada de suspense e intriga encontramos en la película, sino que hace referencia a un estado en el que el protagonista masculino se encuentra tras la huida del hogar del personaje interpretado por Jessica Chastain.

Una película rodada con imaginación que muestra a un director capaz de ofrecer una historia romántica sin necesidad de caer en los tópicos del género y que además se encuentra en constante movimiento para no caer en lo convencional.
Al fin y al cabo estamos ante una historia que gira en torno a la incomprensión, la espera y la rabia; algo que Benson es capaz de transmitir de manera magistral a través de la mirada de sus protagonistas, que con sus actos no dejan demasiadas pistas al espectador, al que hace recorrer un camino para completar el puzzle que compone esta historia de amor.

Mediante el uso de unos no abusivos y bien dosificados flashbacks y una mirada puesta en el futuro, apoyada por los personajes secundarios, se va componiendo esta trágica pero hermosa historia de amor y desamor en la que sus protagonistas van desprendiéndose del armazón con el que se han protegido para sobrevivir a un drama del que nada se nos muestra y que se va descubriendo poco a poco a medida que avanza la historia.

Es de alabar que el director no haya querido caer en el sentimentalismo y el drama fácil ante la situación que desencadena la verdadera motivación de la desaparición de este Eleanor Rigby. Donde otros hubieran podido rascar la lágrima fácil, Benson es capaz de encontrar otro camino como el de las consecuencias que se pueden producir en una pareja tras un hecho dramático. Algo que a pesar del remontaje final puede ser gracias a un guión bien escrito y delicado, que respeta a sus personajes y en ningún momento busca juzgar ni encontrar culpables, de tal forma que el espectador no pueda comprender en algunas escenas por qué los protagonistas actúan de dicha manera, no corre el riesgo de que no sentir empatía hacia ellos.

Y bajo la piel de los protagonistas encontramos a dos actores en estado de gracia, tanto un James McAvoy que ha compuesto uno de los mejores trabajos de su carrera como una Jessica Chastain que se come la pantalla y que es capaz de transformarse en una incomprendida Eleanor a través de sus silencios y la fragilidad de una mirada que es casi capaz de atravesar la pantalla.

Sin embargo, puede que todos los logros de la película puedan verse en algún momento empañados por culpa de un montaje que en ocasiones demuestra no ser el verdadero, enfocando la mirada de cada protagonista no precisamente en el momento que le corresponde y tratando a algún personaje secundario de forma poco agraciada, como el interpretado por Isabelle Hupert, al que se le encuentran demasiados cortes de tijera.


"La Desaparición de Eleanor Rigby" es una película delicada, que se toma su tiempo para mostrar lo que quiere contar su director, que se vale de una bonita dirección de fotografía y de una sugerente y emotiva banda sonora para mostrar una historia de amor en la que sus protagonistas no son capaces de demostrar de una forma correcta sus sentimientos en la que muestran cómo pueden vivir el uno sin el otro, pero no sin amarse.

+ No caer en sentimentalismos y dramas de lágrima fácil.
- Su excesiva duración y un final triple y excesivamente alargado.

PUNTUACIÓN TOTAL: * * * *


Reacciones: