Favoritos Twitter

domingo, 24 de junio de 2012

LO MEJOR DE EVA "mucha carne y poco contenido en el asador"

El cine español intenta explorar los terrenos del thriller erótico al más puro estilo Instinto Básico o Atracción Fatal, pero que sin embargo se acerca más a la muy olvidable Seduciendo a un Extraño de Halle Berry y Bruce Willis.
La película a pesar de estrenarse en febrero, intentó colarse en la última gala de los premios Goya de cara a aumentar su publicidad, pero sin embargo la maniobra hizo que no consiguiera ninguna nominación, además de estrellarse en taquilla.

La historia se centra en una joven juez (Leonor Watling) que a raíz de un caso de homicidio de un prostituta aparece en su vida un gigoló (Miguel Ángel Silvestre) que es testigo del caso, entre ambos surgirá una tórrida relación donde la juez deberá elegir entre la obligación y la lealtad o abandonarse al placer.

Mariano Barroso vuelve al cine negro, después de la muy notable e interesante Hormigas en la Boca, pero a diferencia de aquella, en esta ocasión el guión lastra todas y cada una de las intenciones del director. En sí, es un thriller con cierto suspense, algo de crítica social, rodado con más o menos holgura, con una fotografía y música original destacables, pero que a pesar de todo esto, falla en que la película no tiene alma. 
Barroso bebe de muchas fuentes del cine negro americano, adaptándolo a nuestra cultura, pero se puede observar un excesivo respeto a las normas del género, que no hacen más que dañar al conjunto.
Nunca resulta ridícula la acción, porque podría pasar perfectamente por una de las muchas películas que se pasean por la cartelera cada año de este estilo, pero no es suficiente con ser correctos, el director, que también guionista, parece más empeñado en no "dar el cante" que no aporta nada nuevo al género.

Demasiadas situaciones comunes, personajes muy vistos, y giros de guión predecibles desde la primera descripción de los personajes, no deja cabida a la sorpresa, porque a poco espabilado que sea el espectador, se sabe lo que va a ocurrir en cada momento.
Y es por esto, que ante un guión que no se atreve a innovar, que el director a pesar de que intenta dar estilo a la película, no consigue emocionar al espectador y solo ofrece un simple divertimento, que, es visible, pero que no perdurará más allá del visionado en la mente del espectador.

La trama es interesante y promete al principio, pero tan pronto se deja llevar por la pasión de los protagonistas, que pierde el norte de lo que está contanto, ya no importa quién mató a la prostituta, cómo se está desarrollando el caso, tan solo en mostrar los cuerpos de Leonor Watling y el señor Silvestre, que a pesar de que está correcto(nada más), lo mal escrito que está su personaje hace que cada vez que abre la boca, todo lo que dice suene a poca verdad. Todo lo contrario del personaje de Leonor Watling, que está bien construido, y mejor interpretado, que sin duda es una de las mejores interpretaciones de la actriz. Y en esta disparidad de personajes, parece que mimaron más a unos que a otros.

A pesar de todo, es un (fallido) intento de hacer un cine, que se deja ver, más cercano a los gustos del espectador, y eso hay que reconocerlo, de ofrecer algo que no esté tanto en el esquema de lo que es el cine español, con una sobresaliente interpretación de Watling, una fotografía notable y una muy estimulante música de Arnau Bataller, compositor al que hay que seguirle la pista pues dará grandes piezas al cine en los próximos años.

+ Leonor Watling,dejándose en cuerpo y alma al personaje
- No saber a dónde quiere llegar la película


PUNTUACIÓN TOTAL: * *


Reacciones: