Favoritos Twitter

lunes, 24 de agosto de 2015

SUITE FRANCESA "algunos hombres buenos"

Estrenamos la Sección Cine de Veranos con la coproducción europea "Suite Francesa" que hemos podido disfrutar en un cine al aire libre donde se programan películas en pases dobles que han sido estrenadas durante la última temporada.

La película se estrenó el pasado ocho de mayo y adapta la novela de la escritora judía Iréne Némirovsky que ha permanecido oculto hasta 2004 que se publicó y tras el gran éxito de ventas ha sido adaptado al cine por el director Saul Dibb ("La Duquesa").

 La historia se sucede durante la ocupación de Francia por parte de los nazi en la Segunda Guerra Mundial, concretamente en un pequeño pueblo en el que vive una joven esposa (Michelle Williams) con su suegra (Kristin Scott Thomas) a la espera que el marido de la primera regrese de la guerra. Sin embargo, con la invasión alemana del pueblo han de alojar a un teniente alemán (Matthias Schoenaerts), un misterioso soldado que toca una envolvente música al piano y poco a poco hará que la joven esposa acabe enamorándose de él, con lo que ello conlleve.

Varios años después de estrenar "La Duquesa", película de época protagonizada por Keira Knightley que ganó el Oscar al Mejor Vestuario, Saul Dibb resulta ser el encargado de adaptar y llevar el espíritu de Iréne Némirovsky al cine. Difícil tarea la de adentrarse otra vez un género como el de la Segunda Guerra Mundial, del que parece que ya se ha contado todo. Sin embargo, realizando un paralelismo con su anterior película no resulta extraña la decisión de que Dibb se hiciera cargo de la producción. Como en aquella una mujer rodeada de un mundo de hombres debe romper las reglas de lo establecido y tomar las riendas de su vida para poder sobrevivir.


"Suite Francesa" supone una delicada y acertada mirada al conflicto bélico a través de personas que ni fueron soldados, generales, espías o personajes relevantes de dicha época, sino personas corrientes como campesinos que tuvieron que sufrir el asedio nazi. En este caso sigue los pasos de un acomodada esposa que tiene que lidiar entre el odio a su adversario y la pasión que siente por uno de ellos, que no resulta ser la maldad personificada. Más allá de los  más que notables logros artísticos como su fotografía, vestuario y dirección artística la película plantea cuestiones que seguramente en la obra original sean más fáciles de desarrollar y que en la película de Saul Dibb sea el espectador quien tenga que extraer dichas reflexiones a través del desarrollo de la historia.

Al igual que en "El Lector", tanto el libro de Bernhard Schlink como en la película de Stephen Daldry, plantea una cuestión interesante como la de poder ver más allá del odio la bondad de las personas, en descubrir que no todo es blanco ni negro, ni buenos ni malos. Además, en este camino el director nos hace ver a través de la voz en off de su protagonista que dicho descubrimiento supone una camino que no aporta estabilidad, sino ver cómo los cimientos construidos por uno mismo se tambalean.



Seguramente "Suite Francesa" pueda resulta excesivamente academicista y conformista, debido a que su director sigue pecando en lo mismo que su anterior película y la historia clama a gritos un poco más de riesgo y ambición, pero supone un interesante acercamiento a la Segunda Guerra Mundial, que no quedará a la altura de grandes filmes que han retratado la época nazi, pero que al igual que su protagonista con la melodía que toca el teniente francés, resulta en momento hipnótica y se merece una más que merecida palmada en la espalda a su director.

+ La hipnótica y envolvente música de Rael Jones
- Su falta de riesgo

PUNTUACIÓN TOTAL: *  *  * y 1/2







Reacciones: