Favoritos Twitter

viernes, 7 de junio de 2013

STOKER "la familia que mata unida, permanece unida"

Era cuestión de tiempo que el director surcoreano Chan-wook Park, mente de películas como "Old Boy" o "Sympathy For Lady Vengeance2, diera el salto a Hollywood. Lo hace de la mano de un guión que estuvo en la lista negra y que pocos productores se atrevían a financiar.


Tras morir el padre de India Stoker (Mia Wasikowska), su desconocido tío Charlie (Matthew Goode) regresa al hogar para hacerles compañía a ella y a su madre (Nicole Kidman). Pero, Charlie guarda más de un secreto, que atraerá a la joven India, haciendo que se introduzca en un mundo bañado de muerte y violencia.

Se nos plantea una duda después del visionado de este extraño cuento gótico, ¿quién le viene como anillo al dedo a quién? ¿El guión del también actor Wentworth Miller al mundo visual de Chan-wook Park o todo lo contrario, la gran imaginación del director hacia un guión que resulta más previsible de lo que a priori pretende?

El director en su salto a Hollywood se hace con una historia de relaciones familiares, salpicada con la iniciación a un mundo de violencia, representada por la figura del tío que regresa a la familia tras la pérdida de la protectora figura paterna. A través de sus imágenes asistimos a la caída en espiral de una perdida adolescente, en el que su director ha querido plasmar la pérdida de la inocencia y el descubrimiento de la sexualidad a través de la muerte.

La película se propone como un sutil juego en el que durante gran parte se muestra lo justo y necesario, para que el espectador vaya construyéndose poco a poco una idea de lo que el director nos quiere contar. A través de pequeñas pistas, que unas veces no sabemos si son reales o producto de la imaginación de una callada adolescente, de la que vemos cómo quiere revelarse ante un mundo que no comprende y desprecia, representado por la figura de una madre que parece despreocupada, que antepone la corrección ante los sentimientos y hace que la joven se sienta atraída hacia el mundo de muerte y destrucción que le propone su tío, interpretado por un perturbador Matthew Goode, en la mejor interpretación de su carrera hasta el momento, sin dejar atrás a la como siempre perfecta Nicole Kidman.

El trío Wasikowska-Goode-Kidman sostiene este drama familiar que desde ya un principio se desvía hacia un thriller angustioso, planteado como un cuento de terror sobre cómo la violencia engendra monstruos. Y nos lo muestra su director a través de dos tesis, en cómo la figura del padre o del tío manejan los impulsos de la protagonista, tanto para canalizar la salida a la luz de un monstruo a través de la violencia, o cómo ésta es capaz de descubrir una implacable bestia capaz de cualquier cosa, con la cara de una arrolladora Mia Wasikowska, que trabajo tras trabajo demuestra ser capaz de cualquier cosa.

Sin embargo, todas las estimulantes reflexiones,que se pueden sacar de una película en la que su director ha conseguido plasmar el horror de la forma más poética posible, caen en saco roto por culpa del guión, que si no fuera por el buen hacer de un imaginativo director, habría derivado bajo las órdenes de otra persona en un culebrón para televisión. Porque a pesar de que Park pone toda la carne en el asador, y nos muestra imágenes perturbadoras como la forma de alcanzar el sexo a través de la muerte, en la parte final de la película no puede evitar sucumbir ante las explicaciones exigidas por un guión que al fin y al cabo va dirigido a un público americano acostumbrado a que se  digiera hasta el último componente de esta exótica comida.

Ahí es donde falla, en el momento en que empieza a recurrir al los flashbacks para contar demasiadas cosas, que el espectador podría haber supuesto por sí sólo, y en vez de dejar algún que otra cuestión en el aire, para que la imaginación del público pueda completar la historia, el guión decide no dejar ningún cabo suelto.
Si todas las virtudes del film se situaban en su juego de sutilizas, la parte final acaba lastrando la posibilidad de ser un gran película, que a pesar de todo esto podrá ser disfrutada y dejará a más de uno con mal cuerpo.

+ La secuencia de tío y sobrina tocando en el piano
- El guión en sí mismo es un veneno para la película

PUNTUACIÓN TOTAL: * * *

Reacciones: