Favoritos Twitter

viernes, 14 de junio de 2013

INSENSIBLES "fracaso total"

Juan Carlos Medina se estrena en el cine con una película de género fantástico que fue presentada en el Festival de Sitges de 2012 y fue premiada con el Méliès de Plata a la Mejor Película Fantástica Europea en el Festival de Cine de Estrasburgo.


Un médico (Àlex Brendemühl) tras un accidente empezará a investigar un pasado que le llevará a descrubrir ciertos secretos familiares, en los que descubrirá la verdad sobre unos niños que durante la Guerra Civil fueron encerrados en un manicomio por sufrir una enfermedad que les hace insensibles ante el dolor.

Vamos a ser honestos desde el principio, Insensibles es la peor película española estrenada este año, y posiblemente una de las peores del cine de género que se han estrenado en los últimos años procedente de la gran etapa de oro que vive este género en España.
La película que cuenta dos historias narradas en diferentes tiempos, con pretensión de ser unidas, no es más que un mejunje de diferentes películas, situaciones y malas decisiones. A pesar de comenzar con una sorprendente y prometedora secuencia inicial, rápidamente se puede observar que el ritmo de la película va dando tumbos al no saber encontrar una armonía entre la historia de los niños insensibles encerrados en un manicomio durante la Guerra Civil y la historia de su protagonista en busca de la verdad de su pasado. Y uno, que no es intransigente y sí bastante paciente, le concede su tiempo a la historia que Juan Carlos Medina nos quiere contar, y a pesar de todo, el desconcierto empieza a apoderarse al no saber ante qué tipo de película estamos. ¿Es un film de terror? ¿Una historia de fantasmas? ¿Un drama sobre la Guerra Civil? ¿Un,un...?
Es todo esto y a la vez no lo es, intenta hacer una imitación de la crudeza ya vista en El Espinazo del Diablo, pero no es capaz de llevar a buen puerto tantas cosas que quiere mostrar y lo único que consigue es la desesperación del espectador, al no saber hacia dónde va esta película.

Lo más llamativo es la sensación que tiene uno de que una de las dos historias podría perfectamente haberse eliminado, precisamente la protagonizada por un Àlex Brendemühl que parece estar muy perdido en esta historia y no hace más que limitarse a poner cara de póker, aunque la verdad la culpa no es suya, sino del guión de la película, que quiere contar demasiadas cosas, sin centrarse en ninguna en concreto, haciendo que personajes entren y salgan sin que el espectador pueda sentir ninguna simpatía o antipatía por ellos, y no por otra razón más que porque no le dan tiempo.

La otra historia, la ambientada en la preguerra, durante ésta y en la posguerra Civil funciona al principio bastante bien, pero una vez que nazis, republicanos y torturas varias hacen acto de presencia, ya definitivamente se puede decir que el fracaso es total, y que los continuos giros no hacen más que derivar en un final, que atenta ante todas las leyes de la naturaleza, la racionalidad y el respeto al espectador. Y muchos dirán que es una película de género, y ahí se equivocarán, porque no lo es, por lo tanto su director no debería utilizar diversos recursos del género fantástico a su antojo, cuando lo que realmente es ésta película, es un drama con aires de novela gótica truculenta, en la que ni sus actores se creen sus personajes, consiguiendo algo inaudito como la peor actuación de la carrera del gran Juan Diego.

Sin embargo, no todo es malo, se ve a un director que a pesar de no ser buen guionista, y no haber conseguido dar la misma importancia a las dos historias, ha sabido rodar con cierto talento alguna que otra de las escenas, en el aspecto visual, haciendo ver que hay un mejor director detrás de lo que se muestra. Esperamos con ganas su siguiente trabajo, a la espera de ver si ha enmendado todos lo errores que ha cometido con su primera película.


+ La candidez del personaje de Bea Segura y la mirada tierna de ésta.
- La película es sí es un error completo

PUNTUACIÓN TOTAL: *


Reacciones: